De las recetas de sopas de tomate que he hecho en mi casa, casi siempre todas las de Jamie Oliver son un éxito.

Esta esta es la última que probé y parece ser que es la mejor….y digo “parece ser” porque yo no soy muy fan del tomate, pero mi pareja, fan incondicional de todo lo referente a este fruto, si dice que es buena, es buena.

He cambiado muy cosa poca cosa, como la cantidad de ajo (en España se cocina más cantidad), le he puesto una zanahoria más (porque tenía solo 2 y no iba a dejar una huérfana en la nevera) y en vez de usar tomates naturales y quitarles la piel, he usado tomate en conserva ya pelado, para simplificar.

Y si quieres simplificar más, esta receta es totalmente compatible con THMX o cualquier robot que cocine.


Ingredientes:

CEBOLLA
4 dientes AJO
ZANAHORIAS
10 hojas ALBAHACA FRESCA
ACEITE DE OLIVA
½ taza NATA 35% m.g.
1 cucharada VINAGRE
YEMAS
1 bote grande de TOMATE PELADO
1,5 l CALDO DE POLLO
SAL Y PIMIENTA

1.    Picar las verduras y rehogarlas en aceite a fuego lento y con tapa unos 20 minutos y removiendo de vez en cuando.
2.    Mezclar la nata con el vinagre y las yemas, remover y reservar.
3.    Cuando la verdura ya esté blandita, echar la nata, mezclar, y cocer 2 minutos más.
4.    Verter la lata de tomate pelado y la albahaca, cocer durante 15 minutos, chafar con ayuda de un tenedor los tomates y cocer 5 minutos más.
5.    Verter el caldo y cocer 10 minutos.
6.    Triturar todo y salpimentar al gusto.

7.    Servir con un chorrito de aceite

Probando recetas nuevas de galletas me encontré con esta que ha resultado ser una de las preferidas de mi hija.

Yo igual hubiera usado una proporción mayor de harina para que no se desmigasen tanto, pero según mi “clienta” preferida, eso es lo que más le ha gustado, las miguillas…..así que, dejo como válido el 50-50 de harina-maicena original.

Es una receta ideal para hacer con los peques, que aunque este domingo ya podrán salir 1 hora a la calle (yujuuuu)…aún queda mucho para estar en casa, pero siempre un día menos.

GALLETAS DE VAINILLA

Ingredientes:

125g HARINA
125g MAICENA
100g MANTEQUILLA ablandada
HUEVO
4 gotas ESENCIA VAINILLA
30g AZÚCAR AVAINILLADO
50g AZÚCAR GLASS
1 pizca SAL

1.- Tamizar las harinas y añadir el resto de ingredientes, trabajar con las manos hasta obtener una masa homogénea.

2.- Enharinar la superficie de trabajo y esmagar las bolitas de masa con un tenedor y hacer el dibujo de cuadrícula. 

4.- Colocar sobre papel parafinado en una bandeja para hornear.

5.- Refrigerar durante 2 horas antes de hornear.

6.- Precalentar el horno a 170ºC y hornear 15 minutos.

7.- Sacar del horno, dejar templar unos 5 minutos y enfriar las galletas en una rejilla.

Ensaladas templadas, ¡qué poquito las hago y cuánto me gustan!

Son ideales para prepararlas con antelación, para cuando somos muchos, para comidas informales, para llevar a casa de amigos……..

Habrá que proponerse de vez en cuando hacer estos menús sin complicaciones y recurrir a estos platos ahora que se acerca el verano.

Lo que más me gusta de esta ensalada es la combinación de las patatas con ese sabor extra que le da su piel y la textura del refrescante y crujiente apio crudo.

La cantidad de cebolla es a gustos, a mí la cebolla cruda rabiosa no me sienta nada bien, por lo que uso poca y de la blanca y dulce, sino tengo de esta, uso de la normal, la corto a rodajas antes de picar y la sumerjo en agua caliente (no hirviendo) durante unos 5 minutos.

ENSALADA FRÍA DE PATATAS

600g PATATAS nuevas sin pelar y troceadas en de 8cm.
1/2 CEBOLLA “dulce” pequeña picada
PIMIENTO VERDE pequeño picado
3 ramas APIO a trocitos pequeños
¼ taza PEREJIL picado

Ingredientes para el aliño:

200ml MAYONESA
Sal y Pimienta
200ml NATA
2 cucharadas VINAGRE BLANCO

1.- Cocer las patatas en agua o al vapor hasta que estén tiernas pero no deshechas, procurar que se separe la piel, escurrir y dejar enfriar por completo

2.- Mezclar en un cuenco grande las patatas, la cebolla, el pimiento, el apio y el perejil (de este último reservar un poco para decorar al final)

3.- Preparamos el aliño: primero mezclar el vinagre con la nata y remover hasta que espese. Salpimentar y añadir la mayonesa. Mezclar todo.

4.- Verter el aliño sobre las patatas, remover con cuidado, verter en una fuente y decorar con el perejil picado reservado.