Las albóndigas son un básico en muchas culturas, de hecho, tras uno de mis viajes a Suecia me puse a averiguar recetas y me encontré que cada país tiene su forma de interpretarlas y todas ellas pintan genial.
 
He decido empezar mi particular periplo virtual por el mundo gastronómico de las albóndigas, averiguando costumbres y usando los ingredientes básicos de las diferentes cocinas.
Aunque los ingredientes variaran; carne de vacuno, cerdo, cordero, pescado, vegetales….con miga de pan mojada, pan seco, un par de especies básicas, mezclas de especies, con salsa de tomate o sin él, acompañando a la pasta, a un arroz, con patatas fritas, dentro de pan….

Estas son las mías, las que hago en casa, con salsa amarilla y super-tiernas. A pesar que lo normal en España es acompañarlas con pan, mi acompañamiento preferido es con arroz o con espaguetis.
Ingredientes para 4 raciones:

½ kg CARNE CERDO/TERNERA
1 HUEVO
¼ barra PAN
½ taza de LECHE
PEREJIL picado fresco
2 dientes AJO muy picadito
½ cucharadita PIMENTÓN
SAL Y PIMIENTA

ACEITE DE OLIVA para la sartén
HARINA

Ingredientes para la SALSA:

1 CEBOLLA grande en láminas
4 dientes AJO
½ taza VINO
2 tazas CALDO
2 hojas LAUREL
AZAFRÁN
ACEITE DE OLIVA
SAL Y PIMIENTA

1.- Empapar el pan en la leche.

2.- En un bol mezclar la carne picada con el huevo, el perejil, el ajo y el pimentón, salpimentar al gusto.
3.- Una vez estén bien integrados todos los ingredientes hacer bolitas de unos 30-35g cada una.

4.- Enharinarlas ligeramente y freír en un poco de aceite, lo suficiente para sellarlas. Retirar y reservar.

5.- En una sartén honda sofreír en un poco de aceite la cebolla en láminas y el ajo picado.

6.- Cuando la cebolla empiece a estar transparente, añadir el vino y dejar evaporar el alcohol unos 2 minutos.

7.- Añadir el caldo, las hojas de laurel, el azafrán, sal y pimienta al gusto.

8.- Cuando la salsa empiece a hervir, añadir las albóndigas y cocerlas en la salsa a fuego medio bajo durante 15 minutos.












¿Cuántos tebeos te has leído de Mortadelo y Filemón? 
 
Seguro que si cae alguno ahora en tus manos eres incapaz de resistirte a echarle una ojeada, y menos aún a esbozar una sonrisa.

Mis hijos, pertenecientes a la generación de YouTube y de los “videos de gatitos”, tienen algún Super Humor en la estantería de sus habitaciones porque sorprendentemente aún gusta el humor simple del porrazo imposible y situaciones desternillantes.

Hace unos años una película de animación nos recordó nuestra infancia e hizo descubrir a nuestros hijos la genialidad de Ibañez: “ Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo”.

La película en cuestión mola mucho por las bromas con segundas que deleitan a mayores al estilo del Javier Fesser (un crack del humor, ¿te acuerdas del “El Milagro de P. Tinto?).

Quien me conozca me habrá oído más de una vez lo de “me gusta echar azúcar al café hasta que hace isla”, pues, este pedazo de frase la adopté inconscientemente de la película de El Milagro de P. Tinto” - una obra maestra.
En la película de Mortadelo y Filemón está claro el gag o frase preferida. Esa cuando el Tronchamulas (una ex recluso de tamaño de un oso) no hace más que amenazar a Filemón con “hacerle el aquello”.

Vamos, que si tu infancia ha crecido con los comics de Ibañez y los programas de Gomaespuma esta es una de tus película happy.


Como amante de la cocina en la versión “la lio tanto que paso más tiempo limpiando que cocinando….” el uso de un robot de cocina para hacer un plato completo lo dejo solo para cuando realmente no me apetece nada liarla parda en la cocina.
 
Después de usar infinidad de veces la receta de la masa de pizza, este año nos ha dado por la coca, es menos “light” porque lleva manteca, pero el crujiente estilo hojaldrado merece unas poquillas calorías de más.

Como todas las recetas de un robot de cocina se pueden hacer sin este, si no tienes el “aparatito” puedes hacer esta masa al modo tradicional, con un par de manos para amasar basta.
 
En cuanto a las verduras, poco que decir, el vivir cerca de la “huerta murciana” tiene grandes ventajas a la hora de conseguir verdura de primera. 

Y qué decir de los aceites de oliva extra virgen prensados en frio de la zona, eh? Un lujazo.

Me encanta usar los tomates cherry en rama ya que cuando se cuecen, al estar enteros, no empapan la masa y esta permanece crujiente (y porque es muy divertido como explotan cuando los comes).
 
Ingredientes:

50g ACEITE DE OLIVA EXTRA VIRGEN
100g AGUA
50g MANTECA DE CERDO
20g LEVADURA PRENSADA FRESCA (o 1 sobre levadura panadería deshidratada)
300g HARINA DE FUERZA
1 cucharadita SAL
1 pellizco AZÚCAR

3 racimos de TOMATE CHERRY enteros y en rama
1 PIMIENTO ROJO
1 PIMIENTO VERDE
1 CEBOLLA
ACEITE DE OLIVA EXTRA VIRGEN
SAL
PIMIENTA
 
Instrucciones en Thermomix:

1.- Poner en el vaso el aceite, el agua y al manteca. 30 segundos / 37ºC / veloc.2

2.- Añadir la levadura. 5 segundos / veloc.4. (Si la levadura es seca añadirla con la harina)

3.- Incorporar la harina, la sal y el azúcar. 20segundos / veloc.6

4.- Retirar la masa del vaso, introducirla en una bolsa plástica y dejar reposar hasta que doble su volumen.

5.- Precalentar el horno a 225ºC.

6.- Colocar la masa en una bandeja de horno engrasada con aceite y extiéndela con las manos aceitadas dejándola muy fina.

7.- Cortar las verduras en rodajas, echar un chorro de aceite y remover para que la verdura esté bien impregnada en aceite.

8.- Extender la verdura sobre la masa, salpimentar al gusto.

9.- Hornear a 200ºC  unos 10-12 minutos.