Esta receta es de una de mis colecciones preferidas: Recetas Caseras de Le Cordon Bleu, del tomo titulado “Magdalenas”.
 
Como en todas las recetas de esta colección, el gusto por los postres bajos en azúcar de la gastronomía francesa, hacen que suela añadirle un pelín más de dulzor.

En casa no solemos hacer postres extremadamente dulces, de hecho, suelo quitar azúcar de las recetas, pero en este caso es la cantidad es insuficiente para mi gusto.

Estas consistentes magdalenas hacen una delicia los desayunos, una vez horneadas  y frías a temperatura ambiente, las puedes introducir en un abolsa de congelación y guardarla congelas.

En menos 20 minutos estarán descongeladas, pero si no, con medio minuto de microondas, listo!

Ingredientes para 12 uds:
300g HARINA
¼ cucharadita LEVADURA
2 cucharadas SEMILLAS AMAPOLA
1 ½  cucharadas RALLADURA DE NARANJA
3 cucharadas AZÚCAR (si te gustan dulces puedes poner un par de cucharadas más)
100g MANTEQUILLA
100g MERMELADA NARANJA
2 HUEVOS
80ml SUERO DE LECHE

Precalentar el horno  200ºC.

Tamizar la harina con la levadura y agregar las semillas de amapola y la ralladura de naranja. Reservar.

Calentar a fuego lento y sin parar de remover, la mantequilla, la mermelada y el azúcar, hasta que el azúcar esté totalmente disuelta.

Dejar enfriar a temperatura ambiente y mezclar bien con los huevos batidos y el suero de leche.

Añadir los ingredientes húmedos a los secos y con un cuchara mezclar, pero no demasiado ya que tiene que quedar con textura grumosa.
 
Hornear durante unos 15 minutos aproximadamente.



Esta tarta jugosa son de las que no falla y la que le hago siempre a mi hermana Sara para su cumpleaños.
 
Aunque se trate de una tarta sencilla, no significa que desmerezca  cualquier celebración.

Se trata de una tarta con tres capas de bizcocho blanco rellena de fresas con nata.

La masa de bizcocho se reparte en 3 moldes de 15 cm de diámetro en los cuales previamente se ha colocado en su base un disco de papel parafinado que cubra bien el fondo y permita que se desmolden los bizcochos sin problemas.
Ingredientes para el bizcocho:
6 CLARAS
125 g AZUCAR
6 YEMAS
150 g HARINA

Montar las claras con el azúcar.

Incorporar las yemas previamente bien batidas y mezclar con ayuda de una espátula.

Y por último, la harina tamizada integrando con movimientos suaves para no bajar las claras montadas.

Dividir la masa entre los 3 moldes  y hornear a 180ºC unos 20 minutos aproximadamente.

Ingredientes para el relleno y la decoración.
800ml  NATA para montar
120 g AZUCAR
1 kg FRESAS

Montar la nata con el azúcar.

Lavar las fresas y retirar el pedículo. Reservar una 5-6 uds para decorar.

Con un tenedor machacar las fresas e incorporar 1/3 de la masa  montada. 

Mezclar bien con el jugo que suelten las fresas ya que este es el encargado en empapar el bizcocho para hacerlo más jugoso.

En una fuente colocar el primer bizcocho, y poner sobre él la mitad de la mezcla de fresas con nata. 

Colocar el segundo bizcocho y cubrir nuevamente con la crema de fresas con la nata restante.

Poner el último disco de bizcocho y colocar las capas de manera que estén igualadas.

Con ayuda de una espátula cubrir la tarta con el resto de nata.

Refrigerar hasta  el momento de consumirla.
Nota: a ver si me acuerdo de hacer foto del corte a la tarta, y es que me pasa siempre, una vez empezamos a cortar........ ¿quién se acuerda?







Se trata de un arroz meloso súper sencillo.
 
Si lo que te falta es tiempo, como nos pasa a la mayoría, puedes simplificar el proceso comprando bacalao y desalado y garbanzos cocidos en conserva.

Para compensar la falta de “naturalidad” de los garbanzos envasados, uso azafrán en hebra, de ese tan “barato” que con un pellizco es capaz de cambiar cualquier arroz.

Como todos los arroces melosos, el truco es dejarlo entre pegajoso y untuoso, sin líquido, pero con humedad notable. 

El punto del arroz debe ser como el de siempre, quedando el grano entero pero para nada crudo.

Ingredientes para cuatro personas:

600 gr BACALAO desalado
1 bote grande GARBANZOS cocidos en conserva
400g ARROZ
5 cucharadas ACEITE DE OLIVA
2 TOMATES grandes maduros rallados sin piel
2 cucharaditas PIMENTÓN DULCE
AGUA (3 veces el volumen de arroz)
SAL
AZAFRÁN

En una fuente de barro sofreír a fuego medio bajo el bacalao junto con el tomate y el pimentón.

Un vez sofrito se añade el agua, el azafrán y los garbanzos.

Dejamos hervir a fuego fuerte 5 minutos y añadimos el arroz, rectificar de sal.

Cuando empiece la ebullición, bajar un poquito el fuego y transcurridos 17 minutos aproximadamente, retirar del fuego y dejar reposar unos 4 minutos antes de servir.
 
Es importante que el fuego cubra el fondo de la paella en proporciones iguales, para conseguir una ebullición homogénea.