Este entrante es perfecto para una comida con amigos.

Se trata de tres tortillas apiladas unas sobre otras y con una capa de mayonesa entre ellas.

La combinación es la que tú quieras, pero en mis combinaciones siempre la primera tortilla es de patatas, las otras dos, una de verduras y la otra de carne o marisco.
 
En esta ocasión he combinado patatas con cebolla, alcachofa y gambas al ajillo.
Suelo dejar templar las tortillas antes de apilarlas para que la mayonesa no se licúe por el calor de estas.

También trato que la combinación sea acertada tanto en sabores como en colores, por eso de que todo entra por la vista.

Tortilla de arriba: gambas, jamón york, patatas con sobrasada, bacon, atún, zorza…
Tortilla central: alcachofas, berenjenas, calabacín, espinacas, espárragos,  acelgas, brócoli, guisantes, pimientos asados….
Tortilla de abajo: Tortilla de patatas (en mi caso siempre con cebolla)


Cuando tus hijos y sobrinos empiezan a entrar en la adolescencia, el saciar su pasión por las costillas tipo BBQ en esos restaurantes de cocina norteamericana, puede llegar a costarte medio sueldo.
Pensé que ese frenesí devorador en cuestión de “ribs” se debía al hecho de que normalmente no las comen, entonces la  solución pues, es hacerlas de vez en cuando en casa, ¿no?.

Esta “iluminación” psicológica me vino en una visita a una de esas cadenas de restaurantes.

Al ir a los servicios pude observar que en la cocina había una torre de costillas adobadas y precocinadas.

Todas tenían el mismo aspecto, y las pilas de costillas no se veían en bandejas diferenciadoras, así que deduje que posiblemente estaban listas para que el cliente eligiera la salsa y así proceder con el toque final en un abrir y cerrar de ojos.

Al tenerlas precocinadas solo era cuestión de embadurnar con la salsa elegida para posteriormente darles ese golpe de horno necesario para que el sabor del acabado se fundan con el adobo base y el calor, al evaporar los líquidos de la salsa, consiga que cuando las comas con los dedos no tengas otra opción de chuparlos….¡Eureka!

Así que, me puse manos al obra, empecé a ojear mis libros de cocina (de adobos, cocina Tex Mex y norteamericana) y esta es mi elección, que ya he repetido en varias ocasiones y siempre ha sido un éxito.
Duración: 4 horas adobo (mínimo)+ 2 horas precocinado + ½ hora cocinado.

Lo ideal es dejarlo  precocinado con anterioridad para que solo sean 30 minutos de cocina antes servir.

Ingredientes: para 6 personas:  

2-2,5 kg COSTILLAS DE CERDO (unos 2 churrascos no muy grades).

Para el adobo: la cantidad servirá  para dos veces. Medida, cucharas rasas. 

3 cucharadas de PIMENTÓN AHUMADO
1 cucharada AJO EN POLVO
1 cucharada MOSTAZA EN POLVO
1 cucharada JENGIBRE EN POLVO
1 cucharadita SAL
¼ cucharada MALAGUETA EN POLVO
¼ cucharada CAYENA EN POLVO (mis hijos toleran perfectamente esta cantidad)
Para la salsa: Media taza=240ml

½ taza MIEL
¾ taza SALSA DE SOJA
¾ taza KETCHUP
2 cucharadas ZUMO DE LIMÓN
2 dientes AJO

Opción picante: CAYENA fresca picadita o sus semillas secas para decorar.
 
1.- Mezclar todos los ingredientes para el adobo. Usar la mitad de la mezcla y el resto reservar en lugar seco para otra vez.

2.- Masajear las costillas con la mezcla de especias e introducir las costillas en una bolsa plástica. Dejar reposar mínimo 4 horas en la nevera (mejor durante toda la noche o del día anterior).

3.- Una vez reposadas con el adobo, precalentar el horno a 150-160ºC sin aire. Sacar las costillas de la bolsa y colocarlas en una bandeja apta para horno, tapar con papel de aluminio sellando los bordes.

4.- Hornear durante 1,5-2 horas (unos 45 minutos por kilo).

A mitad de cocción darle la vuelta a las costillas para que se empapen bien en el jugo que están soltando (yo para evitarme este paso en vez de usar una bandeja uso una cocotte).
5.- Mientras se está horneando hacemos la salsa.

Mezclamos todos los ingredientes de la salsa en un olla o sartén de base gruesa. Hervir a fuego medio sin parar de remover hasta que se reduzca 1/3 de su volumen, unos 15 minutos aprox.

(Si no quieres estar removiendo y tienes un robot de cocina tipo THMX, es una excelente opción)

Una vez hecha la salsa, reservar.

5.- Cuando haya pasado el tiempo de horneado de las costillas, sacar del horno y comprobar con un tenedor que la carne está muy tierna, si es así, desechar el líquido que ha soltado la carne.

6.- Colocar otra vez las costillas en la bandeja sin el líquido y sin el aluminio. Volver a hornear las costillas durante 5 minutas más, para que se tueste la carne un poquito. Sacar del horno.
(En este momento es cuando si quieres dejarlas precocinadas las tapas con el papel de aluminio y las reservas fuera del horno hasta media hora antes de la comer)

7.- Subir la temperatura del horno a 180ºC.

8.- Mientras el horno sube de temperatura pincelar bien toda la carne por todos los lados con la salsa de miel. Usar 2/3 de la salsa, se pincelará en dos veces.

9.- Hornear durante 4-5 minutos, sacar del horno, y volver a pincelar con el tercio de salsa sobrante del paso anterior.

10- Hornear 8 minutos más, y listo.

Nota: Raquel!!! (es mi hermana) he puesto la duración de la elaboración. ;)