Este es mi descubrimiento del 2017, ha desbancado todas mis salsas de tomate frito…..y precisamente, en esta receta no se fríe nada, ¿quizás es ese el secreto?

Ideal, para pasta, pizza, con arroz blanco….todo un básico.
El toque de albahaca es sensacional, menos mal que ya es fácil de encontrar estas aromáticas hojas sin recurrir a la versión seca y triturada.

En la receta original de “La Cuchara de Plata” indica que se puede hacer con tomates naturales pelados y sin semillas (yi usi un kilo de tomates muy maduros).

La primera vez que hice la receta, traté de hacerla lo más natural posible, escaldando los tomates para pelarlos y quitarle las pepitas, nos encantó el resultado y surgió nuestro "amor a primera vista".

Ahora bien, la realidad impera, y cuando vi que volcando una lata de tomates del supermercado me ahorraba más tiempo con resultado parecida, volví a caer en la rutina de los estabilizantes y conservantes, pero...¿qué le vamos a hacer?

Siempre que puedo intento hacerla con tomates naturales y en este caso, la sal, que omito cuando la hago con tomates enlatados, es necesaria.

Ingredientes para 4 personas:

1 lata de TOMATES PELADOS (800g)
2 cucharaditas AZÚCAR
1 pizca de SAL (aunque no le hace mucha falta)
4 dientes de AJO picados
2 cucharadas de ACEITE DE OLIVA
10 hojas de ALBAHACA desmenuzadas

1.- Poner los tomates (tomates y jugo, si son en lata) en un cazo de base gruesa. Añadir el azúcar, el ajo y la sal.
2.- Tapar el cazo y cocer a fuego lento durante 30 minutos SIN REMOVER. El tiempo depende del agua que suelten los tomates.
3.- Chafar los tomates con una cuchara de madera y cocerlos 15 minutos más. (La cocción extra solo si se han usado tomates en lata)
 
4.- Retirar el cazo del fuego y dejar enfriar la salsa.

5.- Añadir el aceite y la albahaca desmenuzada.




Con esta empanada sigo probando recetas del fantástico libro de Fina Casaderrey y Mariano García.
Y no porque dice el dicho “donde hay una gallega, hay una empanada” (aunque no se equivoca mucho...) he decido, que al menos que no case con la plato principal, a partir de ahora, voy a hacer una empanada para el "plantaillo" de la cocina.
Explico lo del "plantaillo de la cocina"; después de años insistiendo a la gente que viene a comer a casa de que estén en el salón con la cervecita mientras yo me quedo sola en la cocina ultimando la comida o la cena, he adoptado un nuevo hábito para no perder comba, hacer un aperitivo fácil de manipular y comer alrededor de la barra de la cocina.
Esta curiosa empanada de mejillones la elegí como entrante para la visita de una de mis hermanas,  y aunque se hace raro un escabeche en la empanada, resultó ser un entrante muy acertado.
Los mejillones del relleno son como el escabeche que explica Picadillo en libro La Cocina Práctica, son diferentes a como los que se hacen habitualmente, ya que estos se fríen antes de escabecharlos.
Esta receta es de un tal Manuel Álvarez Sotelo, llamado “o Trolo” de la panadería Artepan de Verín. Y ni idea que significa el apodo, trol? tal vez?.
He tratado de averiguar algo sobre el creador de esta receta y de la panadería en cuestión y la verdad, a pesar de googlear varias combinaciones no he encontrado nada de nada….seguiré indagando a ver si pudiera saber algo más.
Lo de freír los mejillones para hacer el escabeche es para que queden más duros y así cuando la comes la empanada se notes las diferentes texturas, el pan, la cebolla y los mejillones.
Ingredientes relleno:
1 ½ MEJILLONES FRESCOS (600g si son congelados y sin concha)
½ vaso  VINAGRE blanco
1 cucharada PIMENTON DULCE
½ vaso ACEITE para los mejillones
¼ cucharadita SAL

3 CEBOLLAS medianas
¼ vaso ACEITE para freír las cebollas
Ingredientes masa:
350ml AGUA tibia
600g (más o menos) HARINA
20g LEVADURA FRESCA
1 tacita de ACEITE
1 cucharadita PIMENTÓN DULCE
1 cucharadita SAL
HUEVO

…..2 días antes…..HACER LOS MEJILLONES
1.- Se limpian los mejillones, se colocan en una olla con un poco de agua y se ponen al fuego.
2.- A medida que se van abriendo los mejillones, ir retirando rápidamente uno a uno.
3.- Sacar el mejillón de la concha y retira las “barbas”.
4.- Secarlos bien.
5.- Una vez bien secos se fríen en el aceite.
6.- Pasar los mejillones y el aceite en un recipiente y dejar enfriar.
7.- Añadir el vinagre, el pimentón
8.- Remover todo con cuidado de no romper por los mejillones, tapar y dejar reposar en la nevera un par de días.
…..2 horas antes…..HACER LA MASA
1.- En un bol disolver la levadura en el agua
2.- Añadir el aceite y sal.
3.- Remover e ir añadiendo la harina hasta tener una masa “amasable”
4.- Retirar del bol y terminar de amasar en una superficie lisa.
5.- Volver a dejar la masa en el bol ligeramente enharinado y tapar con un paño.
6.- Dejar reposar en un lugar cálido durante un par de horas.
…..MONTAR EMPANADA….
1.- Cuando se vaya a hacer la empanada sofreír un poco las cebollas cortadas en tiras.
2.- Sobre una bandeja con papel de hornear, estirar con un rodillo la mitad de la masa.
3.- Colocar sobre la masa los mejillones que estaban reposando en la nevera sin el líquido en el que se estaban conservando y sobre estos las cebollas sin el aceite.
4.- Estirar la otra parte de la masa para luego tapar.
5.- Sellar los bordes y realizar un pequeño agujero en el centro de la tapa de la empanada para que “respire” el relleno.
6.- Se pinta con el huevo batido y se hornea a 180ºC hasta que esté dorada. Más menos 1 hora, dependiendo del horno.



























Llevaba tiempo queriendo hacer esta entrada porque a pesar de que hago postres de todo tipo, texturas,  sabores y grados de complicación, este es el único dulce que he visto a mi marido disfrutar sin límites.

Supongo que le trasladará directamente a su infancia y eso de sentirse joven nunca viene  mal.

Es tal lo que le gusta este postre que creo que es lo único dulce que se molestaría en preparar, y es que lo de cocinar…..poco o nada, y mucho menos si hay azúcar por medio (es que él es "más de salao").

El día que lo conocí, sus amigos y él estaban haciendo uno de estos en el piso de estudiantes al que fuimos invitadas a cenar mis compañeras de piso y yo…..así que, después de tropecientos años, en casa es nuestro postre fetiche.

Yo a la receta que ellos hacían les he hecho unas modificaciones, como no usar las yemas crudas para la crema de mantequilla, o la de suprimir el coñac del café (porque cuando hay niños por medio, esto es lo que hay).

Como de los huevos sólo vamos a usar las claras, puedes reservar las yemas para hacer unas natillas o una crema inglesa en el micro.

El corte para hacer las raciones debe de hacerse en diagonal en un ángulo de 45º

Ingredientes para 10 personas (2 brazos):

2 paquetes de GALLETAS tipo María HOJALDRADAS (unas 22 uds más o menos)
125g MANTEQUILLA a temperatura ambiente
125g AZÚCAR GLAS
350g CREMA de CACAO y AVELLANAS
200ml de CAFÉ EXPRESO, que no esté caliente.
2 claras de HUEVO
1 cucharada de AZÚCAR
COCO RALLADO

1.- Batir bien la mantequilla junto con el azúcar hasta que la mezcla esté blanquecina, mejor usar una batidora de varillas, y si no, paciencia y brazo (o brazos, se puede reclutar gente).

2.- Preparar una fuente, 2 cuchillos o espátulas (una para la crema de mantequilla y otra para la crema de cacao), y un cuenco para el café.
3.- Untar la crema de mantequilla por la parte dorada de la galleta (la parte que lleva las letras), extenderla bien. 
 
Coger otra galleta y extender crema de cacao.

Una vez tengas las dos galletas untadas con las cremas, coger las galletas por los bordes y mojarlas ligeramente por la parte porosa (la que no lleva la crema) introduciéndolas en el cuenco con café.

Unir las dos galletas de manera que quede galleta-mantequilla-galleta-cacao.

4.- Colocar las galletas en vertical sobre a fuente y seguir con el proceso de “galleta-untar-mojar-colocar” de manera que queden alternativamente la crema de mantequilla y la crema de cacao separadas por galleta.
 
5.-Una vez colocadas las galletas batir la claras con el azúcar hasta hacer un merengue (otra vez usar máquina de varilla o brazos solidarios).

6.- Cubrir la hilera de galletas con el merengue y espolvorear coco rallado.
 
7.- Dejar reposar unas cuatro horas en la nevera antes de servirlo.

8. IMPORTANTE, cortar las raciones en DIAGONAL.