Y seguimos sacando cosillas congeladas para apurar al máximo la compra.

Hace poco leí que en Asia el amarillo es color de la suerte, así que se me ocurrió hacer algo amarillo para ver si tenemos suerte y salimos pronto de la crisis del Corona Virus dichoso.

Como había sacado salmón (que precisamente amarillo no es), me puse a buscar el color amarillo en el acompañamiento, y es cuando me encontré este fantástico arroz aromatizado de origen indonesio llamado NASI KUNING: cebolla sofrita, arroz basmati, hojas lima kaffir, clavos de olor, canela en rama, cúrcuma, comino, cilantro en polvo y sal, caldo de ave o leche de coco)

Elegido el acompañamiento, vamos a por el pescado.

La elección fue rápida para un arroz indonesio….. pescado indonesio, el PEPES IKAN es una receta de Java muy popular que tiene muchas variantes dependiendo de la región en la que se cocina y que una vez que la hemos probado entendemos el porque de su éxito.

Es más complicado tener los ingredientes que hacer el plato….os juro que no cuesta nada y lo haré más veces, la próxima con tacos de 2 pescados diferentes que seguir que también estará espectacular. 

PEPES IKAN (pescado al vapor – Indonesia)

4 piezas PESCADO, de 175g cada pieza, sin espinas ni piel.
½ cucharadita SAL
4 dientes AJO majado
4 cucharadas AGUA DE TAMARIDO (se hace con pasta de tamarindo que se disuelve en agua hirviendo, se separan las semillas, se licua, se cuela y se reduce un poco al fuego)

1 CEBOLLA grande picada
PIMIENTOS PICANTES sin semillas picados (GUINDILLAS FRESCAS)
5cm JENGIBRE cortado en tiras finas
3 cucharadas ACEITE DE MANÍ

½ cucharadita HIERBA DE LIMÓN en polvo (a falta de tallo fresco, que si tuviera se haría junto con la cebolla)
½ cucharadita CURCUMA molida
175g COCO RALLADO rehidratado en agua caliente durante 5 minutos
SAL Y PIMIENTA

HOJAS DE PLÁTANO (o papel de hornear)

1.- En un recipiente mezclar el agua de tamarindo, la sal y el ajo. Agregar los filetes de pescado e impregnar bien con el liquido. Dejar marinar en un lugar fresco durante 1 hora.

2.- En una sartén sofreír a fuego lento la cebolla, los pimientos y el jengibre en el aceite.

3.- Cuando esté la cebolla casi transparente, retirar el pescado del marinado y echar salsa del marinado en el sofrito.

4.- Después de 1 minuto echar el coco, las especias, la sal y la pimienta. Si no queda una pasta un poco sueltecilla echar un poquito de leche para aligerar. Remover un par de minutos y retirar. Rectificar de sal.

5.- Cortar las hojas de plátano de tamaño suficiente para envolver bien el pescado. (si las tienes congeladas como yo, antes de utilizarlas sumergirlas en agua caliente para que recuperen la flexibilidad).

6.- Poner una cucharada de pasta sobre el trozo de hoja, colocar un trozo de pescado y sobre este, otra cucharada de salsa.

7.- Envolver con la hoja de plátano y cerrar los laterales con un palillo.
 





























8.- Cocer al vapor durante 20 minutos (yo usé el accesorio varoma de thmx).



¿Qué más gratificante que un buen plato de cuchara sin pretenciones? Pues poco, porque el fuego lento y cuatro ingredientes te dan todo el mérito sin hacer nada.

Están genial esos platos laboriosos (bueno, sólo si te gusta cocinar), bonitos, con varias texturas…. pero tener un plato completo con tan poca dedicación, sinceramente, no tiene precio.

Este es uno de esos platos ideales para un día de limpieza en casa, que después de dejar todo como una patena tienes un plato reconfortante, sabroso, fácil y con la cocina también limpia.

Digo limpiar porque es mi nuevo entretenimiento en estos momentos de #yomequedoencasa, que si no, lo de limpiar como que no entra dentro mi concepto de “entretenimiento”, vamos, ¡ni de coña!

Deberíamos de recuperar YA estos platos en casa.

¡Qué tenemos la suerte de ir a trabajar!, (por Dios que se acabe esto y podamos salir), hacemos la comida por la tarde-noche, porque el otro ventajón de los platos de cuchara es que reposados están mucho mejor.

 
POTAJE DE HABICHUELAS (4 personas)

250g HABUELAS blancas
CEBOLLA
4 dientes AJO
100g TOCINO
1 cucharadita PIMENTÓN
2 hojas LAUREL
3 PATATAS medianas


SAL
PIMIENTA
ACEITE OLIVA
AGUA

1.- Durante la noche anterior hidratar las habichuelas en abundante agua.
2.- Picar bien la cebolla, y los ajos, sofreír en aceite y cuando la cebolla esté transparente, añadir el tocino también muy picado, sofreír todo junto un par de minutos más y retira de fuego. Inmediatamente añadir el pimentón y el laurel mezclando bien y reservar el sofrito.

3.- Escurrir las habichuelas ya hidratadas y colocarlas en una olla. Cubrir con agua fría de manera que el volumen de agua sea 3 veces el de las habichuelas, más o menos.

4.- Poner la olla al fuego, retirar la espuma que se vaya formando en la superficie y cuando rompa a hervir, bajar el fuego de manera que cueza sin un hervor fuerte. Tapar y cocer durante 1 hora removiendo de vez en cuando.

5.- Después de 1 hora, las habichuelas ya empiezan a ablandar, por lo que se le echa el sofrito, dejar media hora más cociendo de la misma  manera removiendo de vez de cuando.

6.- Pasada la media hora las habichuelas debería estas ya comestibles, blandas pero enteras, si no es así dejar un poco de tiempo más. Añadir entonces sal, pimienta (opcional una pastilla de caldito) y las patatas peladas y chascadas en trozos grandes.

7.- Cocer hasta que las patatas estén cocidas e ir removiendo de vez en cuando para esperar el caldo.


¡Y ahí va Marisol!, mi prima adoptiva que tantas veces me hace saltar las lágrimas con su humor y ocurrencias.

Mira mi réplica de tu cena, (que por la diferencia horaria seguramente yo ya estaba en la fase REM del sueño cuando la pusiste), qué pena que nos  separe un océano.

Esta mañana sabía que tocaba pescado, pero no había decido su acompañamiento, y cuando vi lo de las “papas a la duquesa” …… ¡plínnnnnn!- acompañamiento decidido.

Hoy toca salmón a la plancha con Flor de Sal con Lima de Madagascar (Terre Exotique), soy fan de las sales raras, tengo ya unas cuantas y las que me quedan por probar.

Deciros que lo de la piel crujiente del pesacado es un puntazo, se lo vi hacer a Jamie Oliver y desde entonces en casa comemos así el pescado a la plancha. 

En una sartén antiadherente, o en una plancha bien caliente, echar unas gotitas de aceite y colocar los lomos del pescado SIN ESCAMAS ni ESPINAS con la piel hacia abajo, la piel es lo primero que se cocina.

Pasados unos minutos, la piel adhiere un color dorado, entonces se les dan la vuelta a los trozos y se retira la piel tirando de uno de los extremos (como ya está tostada y el pescado medio hecho, sale con facilidad).

Retirar la piel a un lado dentro de la misma sartén para que se tueste por el lado que estaba en contacto con los lomos, cuando ese lado ya esté tostado retirar y colocar sobre papel absorbente para eliminar todo el aceite y que se seque bien…..quedará así súper-crujiente.

Salar ligeramente los lomos de pescado y darles la vuelta, echar otro poquito de sal a la parte de arriba y retirar de la sartén.

Bueno, el pescado ya está, ahora viene el descubrimiento y nueva adopción, las “POMME DUCHESSE”.

Patatas duquesa (para cuatro personas):

800 g PATATA
50g MANTEQUILLA
YEMAS
¼ cucharadita NUEZ MOSCADA molida
SAL
PIMIENTA

HUEVO BATIDO.

1.- Pelar las patatas y cortarlas en variaos trozos, hervir en agua con sal.
2.- Cuando las patatas ya estén hechas, eliminar toda el agua, escurrir bien.
3.- En la misma olla añadir la mantequilla y con ayuda de un pasapurés, tenedor u otra herramienta manual, hacer un puré que quede suave y sin grumos. Anadir las yemas, la nuez moscada, la pimienta y rectificar de sal.
4.- Mezclar bien.
5.- Volver a poner la olla al fuego y durante unos 5 minutos cocinar el puré a fuego medio sin parar de remover para que no se pegue, así eliminamos más humedad.
6.- Retirar del fuego y dejar templar.
7.- Precalentar el horno a 250ºC con aire.
8.- Colocar en una manga con boquilla de rizo y hacer las “caracolas” sobre papel de hornear o tapiz de silicona.
9.- Batir bien el huevo entero y verterlo con una cucharita sobre las caracolas.
10.- Una vez alcanzada la temperatura de calentamiento introducir las duquesitas, bajar la temperatura a 220ºC y hornear hasta que estén doradas.