GHEE (paso a paso)

Es una especie de mantequilla clarificada muy usada en la cocina india y particularmente es uno de los pilares de la cocina ayurveda por su creencia de poderes curativos.

Como toda grasa hay que consumirla con moderación, y debido a su punto de humeo elevado se usa preferentemente para saltear o freír.

 

Tiene un color ámbar precioso cuando está a temperatura ambiente y se solidifica blanqueándose cuando se enfría, quedando un aspecto de manteca.

 

Posiblemente, lo que más me fascina del Ghee es su sabor intenso a nuez, y aroma de caramelo.

 

Es apta para intolerantes a la lactosa, ya que los sólidos de la leche se eliminan.


 

Ingredientes:

 

450g MANTEQUILLA

 

1.- En un cazo con fondo reforzado, colocar la mantequilla cortada en cubitos. 

 

2.- Calentar la mantequilla a fuego bajo, sin dejar de remover.



3.- Se formará una espuma en la parte superior que se irá retirando y descartando. Los sólidos lácteos se precipitarán el fondo del cazo. En medio se quedará una capa que es la mantequilla clarificada.


4.- Dejar cocer la mantequilla unos 15-20 minutos sin parar de remover, hasta que la capa de en medio tenga un aspecto dorado (el aroma a estas alturas es espectacular).

 

5.- Tras eliminar toda la espuma, el líquido ya tiene color ámbar, avivar el fuego un poco para acabar de dorar. Apagar el fuego y dejar reposar durante un par de minutos para que el poso se estabilice en el fondo.


6.- Con ayuda de unas gasas colocadas sobre un colador, colar el “oro líquido” del cazo en un frasco esterilizado, eliminando en el colado todas las proteínas lácteas.




 

Nota: se conserva hasta 6 meses en la nevera





















Comentarios