Está claro que como comer este plato en un restaurante chino, en ningún sitio.
Pero si tienes antojo y no tienes la posibilidad de ir al restaurante, igual te animas a hacerlo en casa.

Igual te estás preguntado por la opción del servicio a domicilio, pues bien, estos son de los platos que pierden muuuuucho si no se consume recién hecho. El objetivo es que esté crujiente a pesar de la salsa, y esto no se consigue cuando lleva filete en la salsa más de 15 minutos dentro de un recipiente.

Lo normal es ver las recetas rebozarlas en una pasta ligera de huevo, harina y agua fría. Pero a mi me gusta empanar los filetes rebozando en harina, luego el huevo y por último en pan.

Si no me va a salir igual de bueno o mejor que en un restaurante chino, prefiero modificar la receta y hacer una “versión”, las comparaciones son odiosas.


Ingredientes:

4 filetes gruesos PECHUGA DE POLLO (2 pechugas)
4 cucharadas SALSA SOJA
SAL, PIMIENTA
HARINA
HUEVOS batidos
PAN RALLADO
1 cucharadita JENGIBRE RALLADO
ACEITE para freír

Ingredientes para la SALSA:

1 ½ vaso CALDO DE POLLO
1 Cucharada AZÚCAR
1 Cucharada VINAGRE MANZANA
½ vaso zumo LIMÓN
1 cucharadita comada MAIZENA
LIMÓN en rodajas


1.- Macerar los filetes en la salsa de soja durante 1 hora aproximadamente.

2.- Salpimentar los filetes.

3.-En tres platos diferentes poner la harina, el huevo batido y el pan rallado con el jengibre.

4.- Rebozar los filetes en este orden; harina, huevo y pan. 

5.- Freír y retirar las pechugas fritas sobre papel absorbente y reservar.

6.- Diluir la maicena en el zumo de limón.

7.- En un cazo o sartén calentar el caldo de pollo, el azúcar y el vinagre hasta que empiece a hervir.

8.- Añadir entonces la maicena disuelta en el limón, remover hasta que espese un poco, añadir las rodajas de limón y retirar del fuego.

9.- Cortar las pechuga en tiras y verter la salsa por encima.