¡Y ahí va Marisol!, mi prima adoptiva que tantas veces me hace saltar las lágrimas con su humor y ocurrencias.

Mira mi réplica de tu cena, (que por la diferencia horaria seguramente yo ya estaba en la fase REM del sueño cuando la pusiste), qué pena que nos  separe un océano.

Esta mañana sabía que tocaba pescado, pero no había decido su acompañamiento, y cuando vi lo de las “papas a la duquesa” …… ¡plínnnnnn!- acompañamiento decidido.

Hoy toca salmón a la plancha con Flor de Sal con Lima de Madagascar (Terre Exotique), soy fan de las sales raras, tengo ya unas cuantas y las que me quedan por probar.

Deciros que lo de la piel crujiente del pesacado es un puntazo, se lo vi hacer a Jamie Oliver y desde entonces en casa comemos así el pescado a la plancha. 

En una sartén antiadherente, o en una plancha bien caliente, echar unas gotitas de aceite y colocar los lomos del pescado SIN ESCAMAS ni ESPINAS con la piel hacia abajo, la piel es lo primero que se cocina.

Pasados unos minutos, la piel adhiere un color dorado, entonces se les dan la vuelta a los trozos y se retira la piel tirando de uno de los extremos (como ya está tostada y el pescado medio hecho, sale con facilidad).

Retirar la piel a un lado dentro de la misma sartén para que se tueste por el lado que estaba en contacto con los lomos, cuando ese lado ya esté tostado retirar y colocar sobre papel absorbente para eliminar todo el aceite y que se seque bien…..quedará así súper-crujiente.

Salar ligeramente los lomos de pescado y darles la vuelta, echar otro poquito de sal a la parte de arriba y retirar de la sartén.

Bueno, el pescado ya está, ahora viene el descubrimiento y nueva adopción, las “POMME DUCHESSE”.

Patatas duquesa (para cuatro personas):

800 g PATATA
50g MANTEQUILLA
YEMAS
¼ cucharadita NUEZ MOSCADA molida
SAL
PIMIENTA

HUEVO BATIDO.

1.- Pelar las patatas y cortarlas en variaos trozos, hervir en agua con sal.
2.- Cuando las patatas ya estén hechas, eliminar toda el agua, escurrir bien.
3.- En la misma olla añadir la mantequilla y con ayuda de un pasapurés, tenedor u otra herramienta manual, hacer un puré que quede suave y sin grumos. Anadir las yemas, la nuez moscada, la pimienta y rectificar de sal.
4.- Mezclar bien.
5.- Volver a poner la olla al fuego y durante unos 5 minutos cocinar el puré a fuego medio sin parar de remover para que no se pegue, así eliminamos más humedad.
6.- Retirar del fuego y dejar templar.
7.- Precalentar el horno a 250ºC con aire.
8.- Colocar en una manga con boquilla de rizo y hacer las “caracolas” sobre papel de hornear o tapiz de silicona.
9.- Batir bien el huevo entero y verterlo con una cucharita sobre las caracolas.
10.- Una vez alcanzada la temperatura de calentamiento introducir las duquesitas, bajar la temperatura a 220ºC y hornear hasta que estén doradas.