Esta tarta jugosa son de las que no falla y la que le hago siempre a mi hermana Sara para su cumpleaños.
 
Aunque se trate de una tarta sencilla, no significa que desmerezca  cualquier celebración.

Se trata de una tarta con tres capas de bizcocho blanco rellena de fresas con nata.

La masa de bizcocho se reparte en 3 moldes de 15 cm de diámetro en los cuales previamente se ha colocado en su base un disco de papel parafinado que cubra bien el fondo y permita que se desmolden los bizcochos sin problemas.
Ingredientes para el bizcocho:
6 CLARAS
125 g AZUCAR
6 YEMAS
150 g HARINA

Montar las claras con el azúcar.

Incorporar las yemas previamente bien batidas y mezclar con ayuda de una espátula.

Y por último, la harina tamizada integrando con movimientos suaves para no bajar las claras montadas.

Dividir la masa entre los 3 moldes  y hornear a 180ºC unos 20 minutos aproximadamente.

Ingredientes para el relleno y la decoración.
800ml  NATA para montar
120 g AZUCAR
1 kg FRESAS

Montar la nata con el azúcar.

Lavar las fresas y retirar el pedículo. Reservar una 5-6 uds para decorar.

Con un tenedor machacar las fresas e incorporar 1/3 de la masa  montada. 

Mezclar bien con el jugo que suelten las fresas ya que este es el encargado en empapar el bizcocho para hacerlo más jugoso.

En una fuente colocar el primer bizcocho, y poner sobre él la mitad de la mezcla de fresas con nata. 

Colocar el segundo bizcocho y cubrir nuevamente con la crema de fresas con la nata restante.

Poner el último disco de bizcocho y colocar las capas de manera que estén igualadas.

Con ayuda de una espátula cubrir la tarta con el resto de nata.

Refrigerar hasta  el momento de consumirla.
Nota: a ver si me acuerdo de hacer foto del corte a la tarta, y es que me pasa siempre, una vez empezamos a cortar........ ¿quién se acuerda?