Mucho, muchísimo antes de que la moda de consumir “super-alimentos” llegara a España, en infinidad de países el consumo de este cereal ha sido y es muy habitual.

En Escocia está el porridge, avena con agua caliente y sal, pero sin duda la mejor forma de comerla es como se consume en República Dominicana, o al menos es mi preferida.
 
En el caribe se infusiona especias con la leche y se endulza, puede ser líquida para poder beberse a sorbos o espesa para hacerlo con cuchara.

Yo prefiero la opción ni líquida ni espesa, de consistencia parecida a las natillas ligeras y cargadita de canela.

Cuanto más avena pongas, más espesa queda.

Hace algunos años, encontrar copos de avena tipo “Quaker” era una odisea, mi padre solía encontrar esta marca en unos grandes almacenes, y no siempre la tenían.

Hoy en día gracias a la moda de los boles de gachas con frutos varios puedes encontrar los copos de avena en cualquier supermercado.

Mi padre y mi abuela siempre me la hacían infusionando canela y corteza de limón, y una vez hecha espolvoreada con canela molida.

Esta receta de @jacquelinhenriquez me enamoró, el procedimiento es el de siempre pero con más especias, por lo que el resultado es más interesante.
 
Ingredientes para 2 personas:

½ taza copos AVENA
1 taza AGUA
1 ½-2 tazas de LECHE
3 CLAVOS
1 astilla CANELA (5-8cm)
¼ cucharadita NUEZ MOSCADA rallada
1 pizca SAL
1 lasca CORTEZA DE LIMÓN
2 cucharadas AZÚCAR
1.- En un cazo pequeño colocar la avena junto con el agua y dejar hidratando durante 10 minutos.
2.- Agregar el resto de ingredientes y llevar a ebullición a fuego medio y sin parar de remover.
3.- Una vez empiece a hervir bajar el fuego al mínimo y cocer un par de minutos más.
4.- Verter la crema en los boles y espolvorear canela en polvo o como en este caso, chocolate rallado.
 
Nota: Para una receta más ligera sustituir el azúcar por edulcorantes y la usar leche desnatada.