Y otra vez he decido abrir mi libro de Thermomix, uno de esos que te “regalan” cuando te compras el aparato más caro de la historia para triturar.
Claro, que después de semejante desembolso mínimo un par de librillos de regalo es justo, ¿no?

Y también otra vez sin todos los ingredientes necesarios para hacer la receta al pie de la letra…..pero para eso está la improvisación, mi amiga inseparable.

Así que esta es mi improvisada receta, que a pesar se hacer mis variaciones me ha salido jugosísima y con mucho sabor. 
Resulta que no tenía suficientes almendras, pero en la receta de la página anterior estaba la de bizcocho de coco (cosas del destino), y como coco rallado si tenía, así como una tontería de avellanas, decidí agotar mis avellanas y usar ese coco rallado que casualmente tenía en la despensa.

Este bizcocho es ideal para un desayuno o una merienda, y si se le pone una cubierta de ganache de chocolate brillante se puede convertir en un fabuloso postre.

Y no hace falta decir que si no tienes robot de cocina a mano sale perfectamente :P

Ingredientes para un molde de 18 cm de diámetro:

50g ALMENDRAS
50g AVELLANAS
200g AZÚCAR
Piel de 1 LIMÓN
300g ZANAHORIAS peladas
3 HUEVOS grandes
80g HARINA
12g LEVADURA química
1 pellizco SAL
Mantequilla para engrasar el molde

1.- Precalentar el horno a 180ºC sin aire.

2.-Triturar las almendras y las avellanas. 15seg./veloc. 6 . Retirar y reservar.

3.- Triturar la piel del limón junto con el azúcar. 30seg./ veloc. 5-10

4.- Añadir al azúcar con limón las zanahorias para triturarlas. 20seg./veloc.5

5.- Incorporar los huevos. 5 seg./veloc.7

6.- Añadir la harina, la levadura y la sal previamente tamizadas, y las avellanas y las almendras reservadas en el paso 2. 6seg./veloc. 4

7.- Terminar de mezclar con ayuda de una espátula y verter sobre un molde previamente engrasado.

8.- Cocer durante 40-45 minutos. Hasta que al insertar un palillo de centro este salga seco.

9.- Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.