¿Cuántos tebeos te has leído de Mortadelo y Filemón? 
 
Seguro que si cae alguno ahora en tus manos eres incapaz de resistirte a echarle una ojeada, y menos aún a esbozar una sonrisa.

Mis hijos, pertenecientes a la generación de YouTube y de los “videos de gatitos”, tienen algún Super Humor en la estantería de sus habitaciones porque sorprendentemente aún gusta el humor simple del porrazo imposible y situaciones desternillantes.

Hace unos años una película de animación nos recordó nuestra infancia e hizo descubrir a nuestros hijos la genialidad de Ibañez: “ Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo”.

La película en cuestión mola mucho por las bromas con segundas que deleitan a mayores al estilo del Javier Fesser (un crack del humor, ¿te acuerdas del “El Milagro de P. Tinto?).

Quien me conozca me habrá oído más de una vez lo de “me gusta echar azúcar al café hasta que hace isla”, pues, este pedazo de frase la adopté inconscientemente de la película de El Milagro de P. Tinto” - una obra maestra.
En la película de Mortadelo y Filemón está claro el gag o frase preferida. Esa cuando el Tronchamulas (una ex recluso de tamaño de un oso) no hace más que amenazar a Filemón con “hacerle el aquello”.

Vamos, que si tu infancia ha crecido con los comics de Ibañez y los programas de Gomaespuma esta es una de tus película happy.