En la pescadería había un lenguado enorme que me llamó la atención, era tan grande que daba para 4 raciones, por lo que era perfecto para nosotros.
 
Una vez llegué a casa toda contenta con semejante pieza de pescado, mi ánimo cayó en picado cuando me imaginé dándole la vuelta en la plancha (mejor no arriesgarse a dañar la pieza, ¿no?).
Pasaron unos minutos, y entonces, ¡tin!, me acordé de una receta de Jamie Oliver del libro “Dinners”, toda emocionada cogí el libro, encontré la receta, y……otra vez mi ánimo entró en “barrena”.

En la receta original, los lenguados conservaban la piel….!merde!....yo, ante la pregunta de la pescadera de si quería que le quitase la piel, le respondí con un firme “si”, que en el momento de ver la foto del libro me pareció una respuesta precipitada y no muy acertada.

A veces suelo limpiar yo el pescado, más si se trata de merluza o pescado delicado, y es que…..en algunos supermercados aprietan tanto a los peces para sujetarlos mientras quitan las escamas que deshacen las láminas internas, ¿¡¿¡ni que estuvieran vivos!?!?, por Dios, ¡qué no se van a ir a ninguna parte!
Bueno, por donde iba, ¡ah, sí!…..estaba desanimada al ver en la foto de la receta los lenguados con piel, y el mío la había “perdido” en pescadería.

Pero al leer la receta me di cuenta que los cortes en la piel son para que entre el sabor en la carne, así que, otra vez mi ánimo se restableció otra vez, ya que sin piel no hace falta cortes, el sabor penetra en toda su plenitud y mis hijos no la apartan en la orilla plato (problema resuelto).

Empezando así ya decidí a hacer pequeños cambios, no tenía aceitunas negras pero si “kilos” de aceitunas partidas hechas en casa, en vez de zumo de limón y vinagre balsámico decidí usar vino blanco para que el sabor fuera  más suave…..pero la esencia de la receta es la misma.
 
Ingredientes para 4 personas:

4 LENGUADOS de una ración
½ vaso VINO BLANCO
SAL
PIMIENTA
24 TOMATES CHERRY amarillos y rojos
24 OLIVAS partidas
4 dientes de AJO picados
PEREJIL  fresco picado
ACEITE DE OLIVA
cáscara de 1 LIMÓN  rallada



1.- Precalentar el horno a 200ºC.

2.- En una fuente apta para el horno colocar los lenguados limpios, y sobre estos verter el vino.

3.- Salpimentar el pescado por ambas partes.

4.- Colocar los tomates partidos, las olivas, los ajos y el perejil picado por encima y por debajo de las piezas.

5.- Rociar aceite de oliva por encima del pescado.

6.- Hornear durante 15-20 minutos, dependiendo del grosor de las piezas.

7.- Nada más sacar la fuente del horno rallar la corteza de limón por encima.

8.- Dejar reposar 3-4 minutos antes de servir.