Este descubrimiento sucedió hace un par de años en la cena de Noche Vieja de una amiga y quien me conozca sabe mi pasión por el marisco, crustáceos y demás “bichitos” del mar, así que el descubrimiento fue muy, muy grato.

A veces no es sólo el precio lo que me para para preparar platos de este tipo, limpiar los mejillones, cocer en su punto una centolla….o el olor de hacer unos langostinos a la plancha, son temillas a tener en cuenta cuando a una no le apetece complicaciones.

Así que, cuando vi hacer esta receta y luego comprobé el sabor, la adopté de inmediato. No humos y se hace en un periquete.
Son de estas recetas que las haces “con lo que tengas”, por ejemplo:

-          - El marisco puede ser gambones, langostinos, gambas, carabineros, cigalas….

-          Aderezo; perejil y ajo, siempre. El ajo bien picadito o usar “majado de ajo”, o picadillo, de ese que siempre tengo preparado en la nevera y que de tantos apuros me saca.

-          - El alcohol utilizado para darle el saborcito y la humedad, se puede sustituir el coñac (brandy), por vino blanco, ron….

Para acompañar, queda genial un pan rústico de semillas que mojado en la salsita está para chuparse los dedos (literalmente).
Ingredientes para 4 personas:

1 ½ docena GAMBON (mejor congelados)
SAL (gruesa preferiblemente)
4 dientes AJO bien picaditos (si se usa “majado de ajo”, poner menos sal gruesa)
½ vaso (100ml) COÑAC
PEREJIL fresco picado
ACEITE de oliva

1.- Cuando estén los gambones medio descongelados precalentar el horno a 200ºC.

2.- Con unos guantes (las gambas y cia pinchan…y mucho), o usando una espátula, impregnar el ajo, la sal, y el coñac por todo el marisco.

3.- Echar un chorro de aceite por encima y esparcir el perejil picado.

4.- Hornear 20 minutos (si no estuvieran congelados con 15 minutos basta).

5.- Sacar del horno, con una espátula darle a todo un par de vuelta para que se impregne bien con el caldito y servir inmediatamente.
¡¡¡¡¡GRACIAS SILVIA POR LA RECETA!!!!