Semana Santa y torrijas…torrijas y Semana Santa, está claro que es el postre por excelencia de la cultura española, y por ello, en prácticamente todas las casas se hacen en estas fechas.

Además, ¿quién se atreve a competir con las torrijas de tu madre o tu abuela?, como a mí no se me ocurre (supongo que a ti tampoco), lo que hago es innovar en los ingredientes….de esta manera la comparación es fácil, están Las Torrijas (la de casa), y el postre ese (el mío).

En los últimos años hay muchas panaderías que venden las torrijas de chocolate.
Hace un par de semanas, cuando las vi en el expositor de una panadería de Torrellano, me acordé de lo bien que le queda el haba tonka al chocolate.

Ahora no voy a entrar en el polémico tema del haba tonka, solo voy a decir que nada es malo en su justa medida y si tenéis la posibilidad de comprobar el vuelco de sabor que le da esta semilla al chocolate, o a un bizcocho, o a una mousse de limón, o a unas natillas….seguro que tratareis de tener siempre un par de semillas en casa (y no solo para gintonics).

El pan que he usado en la receta es de una barra normal de supermercado, de esas que se quedan latigosas en un par de horas, lo que te evita la necesidad de tener pan del día anterior. ¡Vaya por Dios! Mira por donde he encontrado una ventaja del seudopan ese.
Ingredientes: 

1 barra PAN no muy grande. que no sea recién hecho, mejor del día anterior)

½ litro LECHE

4 cucharadas CACAO en polvo

2 cucharadas AZÚCAR

¼ HABA TONKA rallada (1/2 si es pequeña)

2 HUEVOS

ACEITE  de semillas para freír

Azúcar y cacao en polvo para espolvorear

1.- En una olla calentar la leche con el cacao, haba tonka rallada y el azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

2.- Cortar el pan en rodajas y dejar empapar durante unos minutos en la leche, dándole vueltas de vez en cuando para que esté bien impregnado por ambos lados.

3.- Batir los huevos y rebozar cada rodaja de pan previamente empapado en el chocolate.

4.- Freír en aceite caliente a fuego medio.

5.- Sacar las torrijas y colocarlas en papel de cocina para que este absorba el exceso de aceite.

6.- Cuando las torrijas aún estén calientes, espolvorear azúcar y cacao en polvo.