Da la impresión que la comida entre semana por ser rápida y simple tiene que ser sosa y aburrida. Pero, no debería ser así.
 
La infinidad de ingredientes de los que gracias a la globalización podemos disponer fácilmente en nuestras neveras nos presentan ante nosotros una gran variedad de recetas que aunque sencillas y rápidas también son sabrosas y sorprendentes.

Esta es una de las recetas sorpresa de esta semana, aunque de la impresión que lleva mucho jengibre, la realidad es que el sabor a este es tenue.

Lo comento por si pensáis hacerlo para niños, no pica.  A los míos se los serví sin las láminas de jengibre, y encima, como aun cuando ven verduras las retiran, el sabor del jengibre de la cebolla se queda en la orillas de sus platos (y posteriormente en los platos de los adultos).

Cuando los niños no se comen las guarniciones de verdura, las salsas con tropezones, la piel tostada del pescado (los míos esto ya sí), la piel gelatinosa de un buen pollo campero…… los padres usamos la frase; “no sabes lo que te pierdes, cuando seas mayor te darás cuenta”, y bueno, esto ya me lo decía mi madre tal cual, y la verdad, ahora que soy mayor no me da la impresión de haberme “perdido” nada, pero bueno, la frasecita hay que usarla por el bien de tradiciones familiares y en esos estamos.

Yo este plato he decidido acompañarlo con arroz con fideos con la variación del añadido de jengibre muy picadito.
Ingredientes para 4 personas:

2 LUBINAS  grandes
1 trozo JENGIBRE (5cm aprox.) cortado en láminas
3 cucharadas ACEITE de cacahuete
4 cucharas JENGIBRE fresco rallado
1 cucharadita PIMIENTA NEGRA recién molida
½ cucharadita SAL
250ml  AGUA
3 CEBOLLAS TIEERNAS cortada a rodajas (inclusive la parte verde)
1 cucharada CILANTRO FRESCO

1.- Precalentar el horno a 200ºC.

2.- Lavar el pescado por dentro y por fuera y secar con un papel de cocina.

3.- Introducir las láminas de jengibre en el pescado.

4.- Rehogar durante un par de minutos en el aceite, el jengibre rallado. 
Espolvorear la pimienta negra, remover y retirar del fuego.

5.- En una fuente para el horno, verter el agua y colocar el pescado previamente salado.

6.- Encima del pesado colocar la cebolla con el jengibre y la pimienta.

7.- Introducir en el horno y hornear durante 20 minutos.

8.- Retirar la fuente del horno y con ayuda de una cucarra hidratar el pescado con el cado de la fuente.

9.- Puedes acompañarlo con arroz con fideos y jengibre.