Semana Santa y torrijas…torrijas y Semana Santa, está claro que es el postre por excelencia de la cultura española, y por ello, en prácticamente todas las casas se hacen en estas fechas.

Además, ¿quién se atreve a competir con las torrijas de tu madre o tu abuela?, como a mí no se me ocurre (supongo que a ti tampoco), lo que hago es innovar en los ingredientes….de esta manera la comparación es fácil, están Las Torrijas (la de casa), y el postre ese (el mío).

En los últimos años hay muchas panaderías que venden las torrijas de chocolate.
Hace un par de semanas, cuando las vi en el expositor de una panadería de Torrellano, me acordé de lo bien que le queda el haba tonka al chocolate.

Ahora no voy a entrar en el polémico tema del haba tonka, solo voy a decir que nada es malo en su justa medida y si tenéis la posibilidad de comprobar el vuelco de sabor que le da esta semilla al chocolate, o a un bizcocho, o a una mousse de limón, o a unas natillas….seguro que tratareis de tener siempre un par de semillas en casa (y no solo para gintonics).

El pan que he usado en la receta es de una barra normal de supermercado, de esas que se quedan latigosas en un par de horas, lo que te evita la necesidad de tener pan del día anterior. ¡Vaya por Dios! Mira por donde he encontrado una ventaja del seudopan ese.
Ingredientes: 

1 barra PAN no muy grande. que no sea recién hecho, mejor del día anterior)

½ litro LECHE

4 cucharadas CACAO en polvo

2 cucharadas AZÚCAR

¼ HABA TONKA rallada (1/2 si es pequeña)

2 HUEVOS

ACEITE  de semillas para freír

Azúcar y cacao en polvo para espolvorear

1.- En una olla calentar la leche con el cacao, haba tonka rallada y el azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

2.- Cortar el pan en rodajas y dejar empapar durante unos minutos en la leche, dándole vueltas de vez en cuando para que esté bien impregnado por ambos lados.

3.- Batir los huevos y rebozar cada rodaja de pan previamente empapado en el chocolate.

4.- Freír en aceite caliente a fuego medio.

5.- Sacar las torrijas y colocarlas en papel de cocina para que este absorba el exceso de aceite.

6.- Cuando las torrijas aún estén calientes, espolvorear azúcar y cacao en polvo.








Como ninguna de mis dos abuelas no tenían ni idea de la existencia de este postre, hasta que fui mayor nunca lo probé.
 
La primera vez que comí esta tarta fui cuando estudiaba. Queríamos hacer una tarta y como no teníamos horno (bueno, tener teníamos, pero no funcionaba), una compañera de piso me dijo cómo es que la hacía su madre, en plan; “nunca la he hecho pero he visto mil veces hacerla” y …..dicho y hecho, ahí que nos fuimos al supermercado más próximo, compramos los ingredientes y subimos la cuesta de vuelta a casa para hacer la tarta sin horno.( Estoy pensando en la cuestecita que teníamos que subir cada vez que íbamos al super y me está entrando calores….divina juventud)

La receta original es, capas de galletas tipo “Rio” mojadas en leche intercalando alternativamente   “flan Chino” y chocolate a la taza con Maizena. Fácil, en una línea receta completa.
 
La tarta era para celebrar un cumpleaños en otra casa, como el presupuesto estudiantil era un poco ajustado y no estábamos para derroches, en vez de comprar una fuente mona la hicimos en una de esas rectangulares de plástico gris y puntitos negros (como de plástico reciclado) que vendían en las tiendas de 100 pesetas…..Por Dios!!!! Qué cutres!!!!....

Lo importante es que al parecer la tarta quedó genial, así que, nos volvimos a casa con la “palangana” rectangular vacía y lista para la hacer unas cuantas más.

Ahora, después de más de dos décadas, una, que se ha hecho más sibarita, he cambiado el flan de sobre por una crema con vainilla de Madagascar y el preparado de chocolate a la taza por una ganache semimontada.

Quizás esta nueva versión esté infinitamente mejor que las que hacíamos en el piso, pero recuerdo con grata sonrisa el poco glamour de mis primeras tartas y  lo satisfecha que estaba con el resultado.
 
Ingredientes:

2 tiras de paquete de GALLETAS rectangulares tipo “Rio”.
½ litro LECHE

GANACHE:

-          600 ml NATA
-          400 g CHOCOLATE FONDANT

CREMA PASTELERA :

-          200 g AZÚCAR
-          80 g HARINA DE MAIZ
-          8 YEMAS
-          800 ml LECHE
-          1 vaina VAINILLA
-          200ml NATA

Empezar haciendo la ganache para dejarla reposar 2 horas en la nevera y luego montar un poco con ayuda de unas varillas.

1.- en un recipiente poner el chocolate en trozos.

2.- Calentar la nata, y cuando esta empiece a “subir” al hervir, verterla sobre el chocolate en trozos.

3.- Remover hasta con seguir una crema homogénea.

4.- Colocar sobre la superficie de la crema film transparente de manera que este toque la crema. Dejar atemperar y refrigerar durante 2 horas en la nevera.

5.- Una vez refrigerado, retirar el film y batir ligeramente la crema con unas varillas.


Hacer crema pastelera en el microondas.

1.- Hervir la leche junto con las semillas de una vaina de vainilla. Reservar.

2.- En un bol apto para microondas mezclar el azúcar con al maicena.

3.- Añadir las yemas y mezclar bien.

4.- Añadir la leche avainillada y la nata sin parar de remover para integrar todos los ingredientes.

5.- Ir cociendo en el microondas minuto a minuto y removiendo cada vez hasta la crema esté hecha.


Montar la tarta.

1.- En un fuente honda colocar un lecho de galletas previamente mojadas en leche.

2.- Extender sobre las galletas una capa de crema pastelera.

3.- Colocar otra cama de galletas con leche y sobre esta ganache montada extendida.

4.- Poner otra vez galletas….crema…galletas…ganache…Acabar con la capa de chocolate y si se desea adornar con azúcar glass.

Nota: Si se consume el día posterior, la tarta gana muchísimo en textura y sabor.





















Esta es una versión más fresca pero igual de genial que la original.

La única variación es la utilización del jengibre fresco picado, que le aporta ese fantástico sabor a cítrico y ligeramente picante.

La utilización del cilantro fresco en el momento de servir es un puntazo, porque el crujiente y frescor que le aporta cuando se mezcla con el arroz cocido le queda increíble.

Yo usé 5 cm de jengibre solamente, pero si por mí fuera (no pensando en los peques de la casa) le hubiera puesto el doble de esta cantidad.


Ingredientes 4 personas:

4 dientes de AJO machacados
1 trozo de 5cm de JENGIBRE fresco muy picado
3/4 vaso de FIDEOS
2 cucharadas de SALSA INGLESA
3 vasos de AGUA
2  vasos de ARROZ
ACEITE
SAL
2 ramitas de CILANTRO fresco picado

1.- En una olla de fondo grueso, poner un poco de aceite, el ajo machacado y el jengibre picadito.

2.- Freír a fuego lento hasta que el ajo empiece a dorarse sin parar de remover.

3.-Echar los fideos. Y freír removiendo constantemente hasta que los fideos estén “morenos”.

4.-Echar la salsa inglesa. Remover bien.

5.- Echar el agua y llevar hasta la ebullición.

6.- Salar y echar el arroz, remover. 

7.- Esperar a que vuelva a hervir, remover durante ½ minuto.

8.- Bajar el fuego al mínimo y tapar la olla.

9.- A los 10 minutos dar un par de vueltas al arroz de abajo hacia arriba.

10.- Volver a tapar y seguir cociendo a fuego lento durante 10 minutos más.

11.-Volver a darle un par de vueltas, tapar y apagar el fuego.

12.- Dejar reposar 10 minutos.

13.- En el momento de servir esparcir cilantro fresco picado.