Cada vez que veo algo relacionado con Frozen no sé por qué lo que me apetece es tirarme en el suelo y rodar haciendo la croqueta mientras canto (o lo intento) el tema “Libre soy”…… ¡qué daño ha hecho los YouTubers!, que dan unas ideas…. una ya es facilona en el tema: “se me va la pinza” como para ver un video de una tipa con verborrea mental que demuestra que efectivamente no eres la única que cuando vas en el coche sola cantas a todo pulmón y en casa bailas como un loca. ¿A ti te pasa?

Seguimos con Frozen y ‘la reina de las nieves’, otra que como más de una tiene sus momentos “Let it go” o comúnmente denominados  momentos de: a tomar viento........Ainsss.....esos momenticos ¡qué subidón proporcionan! (y este es el momento justo de “hacer la croqueta”, jiji).

Intentemos seguir con nuestra protagonista Elsa, ¿qué me decís de su vestuario?, ¿realmente os gusta? Porque a mí me da un frío verla con esas ropitas en medio del hielo que pa'qué……Y digo yo, ¿por qué gusta más disfrazarse de Elsa que de Anna?, yo sin dudarlo me decanto por el armario de Anna, me chiflan todas sus atuendos, no sé, igual porque son menos del tipo princesita.
Además adoro el Rosemaling, esos adornos florales noruegos presentes en cualquier expresión de artesanía del nórdico país.

El Rosemaig está presente en los vestidos de las protagonista y en especial en los vestidos de Anna, la hermana, y segunda protagonista de Frozen es mi personaje prefereido en esta película.
El vestido de Anna en  la coronación me encanta, y qué decir del modelito de invierno, una pasada,  resulta que se trata de la vestimenta tradicional noruega llamada “bunad” cuyo diseño data de finales del siglo XVIII, así que si tuvier que elegir disfraz, sin duda sería el bunad.

Y eso, que a pesar de ser  Elsa  la más llamativa, con sus copos y brillos,  personalmente mi preferida es Anna y rosemalings.