Por ahora sin lugar a dudas mi receta favorita para unas auténticas magdalenas caseras.

Ligeras, con cuerpo, sabor suave y sobre todo…. con “COPETE”.
Porque….¿qué es una magdalena sin copete?...Pues un muffin, ni más ni menos.
Así que, ¡¡¡¡ reivindiquemos el producto made in Spain!!! gasificando la masa y azucarándola antes de hornear.

*Copete: es la “cresta” o montañita que sobresale y que “explota” casi al final de la cocción de la magdalena.
Ingredientes:

3 HUEVOS
Ralladura de 1 LIMÓN
250g AZÚCAR

  •   Batir con las varillas hasta que la masa esté montada (masa blanquecina)

……………….
250g LECHE
El zumo de 1 LIMÓN
2 partes “blancas” (4,4g CREMOR TÁRTARO) de 2 SOBRES DE GASEOSA

  • Mezclar y dejar cuajar durante 5 minutos)

……………….
375g HARINA
1 pizca de SAL
2 partes “moradas” (6,6g BICARBONATO) de 2 SOBRES DE GASEOSA

  • Mezclar y tamizar.

……………….
250G ACEITE GIRASOL (o de oliva muy suave)
……………….
AZÚCAR EXTRA PARA LA SUPERFICIE
……………….

1.- Precalentar el horno a 200º-210ºC

2.- A la mezcla de huevo ya montada añadir alternativa y lentamente la mezcla de harina y la mezcla de leche en tandas. 3 tandas de harina y 2 de leche, empezando por la harina. (1/3 harina- ½ leche- 1/3 harina- ½ leche- 1/3 harina).

3.- Anadir el aceite “en hilo” sin parar de remover suavemente.

5.- Verter la masa en las cápsulas de papel de manera que ocupe 2/3 de su volumen.

6.- Hornear de 15-20 minutos. Solo hasta que empiece a estar ligeramente dorada el copete no esté crudo.

Nota: Para que no se sequen mucho en el horno suelo poner algún pequeño recipiente con agua dentro del horno durante la cocción. Si uso una bandeja con huecos para magdalenas lleno 2 de ellos. Y si no, uso flaneras individuales.