Leyendo a BAKING FOR BRITAIN, comienza mi periplo por el mundo de las galletas inglesas, empecé con esta receta, pero seguramente visite de nuevo  este blog para pasearme por las diferentes regiones y conocer así más recetas junto con un poquito de su historia.


Parece ser que la primera galleta “digestiva” (digestive biscuits) la creó  el escocés Alexander Grant  cuando tenía  28  años mientras trabajaba en Edimburgo como asistente de Robert McVitie, uno de los propietarios de  empresa panadera McVitie & Price Ltd. (aquí es donde aparece la relación entre el origen de las galletas con el nombre comercial más conocido, McVitie’s).
 
Otro panadero escocés se atribuye el origen de esta galleta, pero no contaba con el poder de la marca y el marketing. Y es que, aunque McVitie & Price Ltd. cambió de propietarios, estos distribuyeron este tipo de galletas con el nombre comercial de McVitie’s haciéndolas mundialmente famosas.

La cantidad de bicarbonato de la receta era ligeramente superior a las de otras elaboraciones, y de ahí lo de la palabra “digestive”. Aún así, el toque de bicarbonato que tienen es insuficiente para que las propiedades antiácidas y digestivas de este elemento actúen en nuestros estómagos, pero bueno..... otra vez el marketing hace historia. 

Supongo que si se le hecha la cantidad de bicarbonato necesria para obtener un fin digestivo no serían comestibles (me entran escalofríos solo imaginarme su sabor…aggg).

He utilizado la receta elegida por Baking for Britain, extraida del libro de Farmhouse Fare (publicado en 1973).
Y al igual que a Baking of Britain me daba miedo que no fueran muy comestibles por su falta azúcar y textura rústica, pero en casa nos la comimos con y sin cholocate.

Ingredientes:

110g copos de AVENA de grado medio (copos enteros con un “golpe” en la trituradora)
110g HARINA INTEGRAL
35g AZÚCAR
Una pizca de SAL
¼ BICARBONATO
75g MANTEQUILLA temperatura ambiente
1 HUEVO
HARINA DE AVENA para estirar la masa

1.- Precalentar el horno a 190ºC.

2.- En un bol mezclar la harina, los copos de avena, el azúcar, la sal y el bicarbonato.

3.- Añadir la mantequilla y con las manos ligar todo bien hasta conseguir unas “miguitas” pequeñas.

4.- Añadir el huevo previamente batido y amasar hasta obtener una pasta homogénea. Si la masa no quedara muy compacta se le puede añadir un poquito de agua para que ligue.

5.- Sobre una superficie lisa espolvorear un poco de harina de avena, colocar la masa, espolvorear más harina sobre esta y estirar la masa con un rodillo hasta hasta un espesor de medio centímetro.

6.- Cortar la masa con un corta pastas redondo. Y colocar los discos sobre un abandeja de hornear.

7.- Hornear unos 12 minutos, o hasta que cambien de color, retirar, y dejar enfriar sobre una rejilla.

Si deseas el toque de chocolate, ablandar en el micro chocolate para postres y una vez frías las galletas pincelar una de las caras con el chocolate.