Gravlax es una técnica de adobo sueca que significa “salmón enterrado”.

El salmón se “entierra” en una mezcla a partes igual de sal y azúcar, normalmente se le añade a la mezcla eneldo, pero puedes improvisar y añadir más ingredientes que ayuden a aromatizar el pescado.

En esta ocasión he añadido té, pimienta y cítricos, dándole un así un toque mediterráneo asiático que disimula el potente eneldo.

Lo ideal es usar  media parte de un salmón entero, pero si hacemos esto con los que venden de piscifactoría tendríamos que tener una nevera industrial en casa.….pero, ¿qué le dan a esos peces?!?!?!?!....cuando ves un documental de salmones no parece que sean como esos bichos gigantes que se ven en la sección de pescadería del supermercado de turno.

En fin, que yo lo que hago cuando no tengo  mucha más opción que comprar uno de esos bichos desproporcionados, es comprar uno entero (sale más barato).
Hago varios tipos de cortes, empezando por retirar la espina central y la cabeza.

De mitad a la cola, una de las partes es para adobar y la otra la congelo para hacerla al horno.

El resto del salmón, de la mitad a la cabeza, en filetes por raciones, todas estas raciones también van al congelador en trozos individuales, y es que cuando uno trabaja fuera de casa lo menos que apetece es hacer cenas elaboradas, y la opción de tener congeladas estas raciones es un salvación, porque mientras haces dos cositas la cena está descongelada y sabes que los niños tienen una ración del famoso omega 3.

Ah!, espinas y cabeza limpia también al congelador, para que forme parte de un futuro caldo de pescado.

Ingredientes:

1 filete de SALMÓN con piel de unos 600g
8 cucharadas de SAL GRUESA
8 cucharadas de AZÚCAR
2 cucharadas de ENELDO fresco picado
2 cucharadas de GRANOS DE PIMIENTA ligeramente machacados
2 cucharadas de TE  (variedades: te negro Darjeeling o te rojo Pu Erh)
2 cucharadas de VODKA
Ralladura de 1 LIMÓN GRANDE, o 2 pequeños
½ cucharada de ACEITE DE OLIVA extra virgen
Ralladura de limón y naranja para adornar

1.- Elabore el adobo mezclando la sal el azúcar, el eneldo, la pimienta, el té, el vodka y la ralladura de un limón
Extender la mitad del adobo en una fuente.

2.- Con ayuda de unas pinzas (yo tengo una de esas para depilar de uso explosivo en la cocina para este fin), retira las espinas. Con un cuchillo muy afilado retirar las zonas grasa de los laterales.

3.- Una vez limpio el filete, colocar el salmón en la fuente en la que se ha colocado el gravlax, colocarlo con la piel había abajo. Repartir por encima el resto gravlax para cubrirlo todo bien.
4.- Cubrir con un trozo de papel para hornear y presionar el adobo sobre el salmón para que penetre bien en la carne.
5.- Colocar algo de peso sobre el salmón y dejar reposar en la nevera durante 48 horas.
6.- Pasadas las 48 horas, enjuagar el salmón con agua fría bajo el grifo de la cocina. Séquelo bien con papel de cocina.

7.- Colocar el pescado en plano con la parte sin piel hacia arriba, restregar ligeramente el aceite sobre la superficie y adornar con las ralladuras de cítricos.

8.- Cortar en láminas finas con el cuchillo en ángulo separando cuidadosamente la loncha de la piel.
9.- Cuando se hayan cortado las longas necesarias, plegar la piel sin carne sobre el corte de filete restante para que no se seque, envolver en papel de cocina y conservar en la nevera.