La época de poner solo la tarta en la mesa ha llegado a su fin.

Y es que…vendito Pinterest!!!!....por qué inventar si puedes usar la creatividad de miles de personas que rebosan ingenio?!?!?!?.

Una maceta del salón por allí, unos palillos por allá, el mantel mono de mamá….un par de cartulinas y la tarta nunca más estará sola.
Esta vez el cumpleaños de mi sobrina fue entre semana, por lo que mi hermana y yo tuvimos que montar en un plis-plas esta mesa dulce después de nuestras jornadas laborales.

Bueno, esta vez yo sólo me encargué de la tarta y de ayudar a colocar la mesa, de las manualidades se encargó mi hermana.
 
Ahora mismo no recuerdo bien el tiempo que teníamos, pero parecía un concurso contra reloj….ufffff, qué estrés!

Menos mal que contábamos con mi madre, que con ese brío inagotable suyo se encargó del “backstage” (vamos, lo gordo) y dio tiempo a tener los montaditos, aperitivos y bebidas colocados en las mesas antes de que la clase de mi sobrina entrara por la puerta del local.

Mi sobrina no suele pedir un tema en concreto para su cumpleaños y esta vez tenía sólo un par de premisas: color rosa y sabor chocolate.
 
Así que la tarta era de ganache de chocolate decorada con glasa sabor frambuesa.