Sin duda alguna (para mi) es la mejor de todas las empanadas de mariscos.
Sí Señor, manjar de Dioses!!!.....pero qué difícil es conseguir zamburiñas decentes a precios razonables por estos lares!….ni que decir tiene que por aquí igual no distingan una vieira de una zamburiña, claro.

Solventaremos el primer obstáculo, el de quién es quién.

Tanto la vieira como la zamburiña son esos moluscos cuya concha es el abalorio más visible de la túnica de Santiago Apostol.

La vieira es la de la concha más grande (tamaño de una mano abierta), la zamburiña es más pequeña, su concha solo ocupa la palma de la mano (sin contar los dedos).

En cuanto al sabor, las dos deliciosas, pero se destinan a diferentes preparaciones en función el tamaño.

Una vez está identifacad la zamburiña, ahora solo hay que encontartas..."solo"...jiji.

Lo más probable es que encuentres las vieiras congeladas, una bolsa de estas no suponen mucho perjuicio para tu bolsillo y el resultado es bastante satisfactorio.
Ingredientes:

250g ZAMBURIÑAS descongeladas.
150g GAMBON fresco (pelado y limpio, sin los intestino o hilo negro) reservar las cabezas.
2 CEBOLLAS medianas picadas.
2 TOMATES grandes sin piel (para quitarles la piel hacerles y cruz en la base y escaldarlos 2 minutos, dejar enfriar y retirar la piel)
1 PIMIENTO ROJO asado sin piel ni pepitas, cortado a trocitos
Unas hebras  de AZAFRÁN
PEREJIL FRESCO picado
ACEITE DE OLIVA
SAL Y PIMIENTA

Preparar todos los ingredientes.
En una sartén grande, pochar en aceite de oliva la cebolla.

*Truco de sabor:
Cuando la cebolla empiece a estar transparente, escurrir el contenido de las cabezas reservadas de los gambones.

Añadir al sofrito los tomates, pochar unos 2-3 minutos y añadir el pimiento asado.
Agregar las zamburiñas y los gambones, salpimentar. Integrar todo y cocer 1 minuto.
Echar el azafrán y el perejil. Un minuto más…..y apagamos el fuego.


 Nota: Cuánto más zamburiñas, mejor...yo usé esta cantidad porque solo me quedaba una bolsa.