A ver, sin duda alguna  a mí me gustan que las natillas lleven siempre yemas, pero quería hacer un postre blanco como la nieve y entonces se me ocurrió no usar huevos para que no le dieran color a la crema.



El coco y las fiestas navideñas casan a la perfección ¿será porque es blanco?, ¿porque el coco rallado se parecen a los copos de nieve?, si es así me encanta la idea de asociar una isla caribeña con Laponia, viva la globalización!



En mi casa nunca falta un lata de crema o leche de coco en la despensa, y es que aparte de usarlos en postres, suelo usarlo en recetas asiáticas y dominicanas, con pollo, pescado, verduras o arroz….(mmhhh, moro de guandules y coco….una delicia, me lo apunto para poneros la receta).

(Sigamos con este postre….)

A estas natillas hay que complementarlas y se me ocurrió hacer unos chocolates con coco, un acierto.
 
Ingredientes para 8 personas:

400ml LECHE DE COCO
200g LECHE
200g NATA
170g AZÚCAR
50g MAIZENA

En una olla mezclar bien el azúcar y Maizena (cuanto más se confunden el azúcar y la maizena, menos grumos saldrán).

Una vez mezclados ir añadiendo poco a poco la leche normal sin parar de remover.

Añadir la nata  y la leche de coco.

Con ayuda de una cuchara de madera o de silicona, o unas varillas manuales, cocer a fuego medio sin parar de remover, haciendo movimientos circulares y evitando así que la crema se pegue el fondo.

Cuando empiece a espesar seguir removiendo unos 5 minutos más para garantizar la cocción de la Maizena y eliminar el sabor a harina.
Chocolatinas de coco
Chocolate fondant para postres
Coco rallado

Trocear el chocolate y en un recipiente plástico derretir en el microondas a muy baja potencia o en descogelación.

Sacar el chocolate y remover cada medio minuto hasta que esté fluido.
Para hacer las chocolatinas del mismo diámetro he usado moldes de silicona para hacer magdalenas.

Verter  chocolate fundido un cada uno de los moldes de manera que tengan 2 mm de espesor y espolvorear coco rallado antes de que el chocolate se enfríe y endurezca.
 
Nota: si no tienes molde de silicona para magdalena puedes hacer las chocolatinas poniendo cucharadas de chocolate fundido sobre papel parafinado o un mantel de silicona para ahornar.



Ingredientes:

6 (1,8 g) CONTRAMUSLOS DE POLLO
60 g MANTEQUILLA
ACEITE DE OLIVA
2  CEBOLLAS medianas bien picaditas.
600 ml SIDRA
150 g CHAMPIÑONES en láminas
400 ml NATA ESPESA
200 g MANZANAS GOLDEN
50 g MANTEQUILLA à 50 g MANTEQUILLA CLARIFICADA * ver nota
4 cucharadas de PEREJIL picado
SAL
PIMIENTA

Salpimentar el pollo.
En un poco de aceite de oliva, dorar ligeramente el pollo por ambas partes empezando por la parte de la piel.
Dorar por ambos lados
 
Retirar el pollo sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Poner los trozos de pollo en una cacerola, y añadir las cebollas bien picadas.
Echar un chorrito de sidra en el fondo de la cacerola y cocer lentamente hasta que la cebolla esté muy blanda.
Incorporar el resto de sidra, cocer durante 15 min.
Mientras tanto, saltear los champiñones en la mitad de la mantequilla clarificada(*)  durante 4 minutos.
Incorporar al pollo los champiñones en su jugo.
Añadir la nata y cocer durante 5 minutos más.
Sacar el pollo y mantenerlo caliente.

Proseguir con la cocción de la salsa durante 10 minutos, hasta que se haya reducido lo suficiente para que cubra el dorso de una cuchara.

Rectificar de sal al gusto.

Devolver el pollo a la cacerola y llevar a la ebullición, bajar el fuego u cocer durante 2 minutos para calentarlo bien.

Pelar y descorazonar las manzanas.

Cortarlas en rodajas finas.

Freírlas en la mantequilla clarificada hasta que estén bien doradas por ambos lados.
 

Decorar el pollo con las manzanas y perejil picado.

Nota: MANTEQUILLA CLARIFICADA
Se usa porque soporta temperaturas altas sin quemarse.

Para 50 g de mantequilla clarificada, se necesitan 90 g de mantequilla normal.

Derretir la mantequilla en un cazo de fondo pesado, SIN REMOVER o agitar el cazo.

Espumar la superficie y verter con cuidado la mantequilla en un cuenco, dejando los sedimentos blancos en el fondo del cazo.
 
Os dejo un fantástico vídeo de cómo conseguir la mantequilla clarificada. Video aquí



Estas pastas navideñas que hago son mi versión de las perrunillas extremeñas.
 
Uso la receta de las perrunillas pero no su forma, yo uso corta pastas mientras que las auténticas se hacen haciendo una bolita con las manos y se aplastan de manera que queda una pasta ovalada.

Ingredientes

500g MANTECA DE CERDO
400g AZÚCAR
Ralladura de 1 LIMÓN
1 cucharada de CANELA molida
3 YEMAS DE HUEVO
1 HUEVO
2 cucharadas de AGUARDIENTE (o anís)
1-1.5 kg de HARINA tamizada
1 CLARA DE HUEVO
AZÚCAR para espolvorear.
 
Batir la manteca con el azúcar, como tienen que estar muy batida recomiendo usar unas varillas eléctricas rígidas….y si no, como toda la vida, a mano, usando una cuchara de madera por ejemplo.

Añadir la ralladura de limón y la canela sin dejar de batir hasta formar una masa esponjosa.

Incorporar las yemas y el huevo uno a uno, no añadir el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado en la masa, echar el aguardiente para que liguen más los ingredientes.

Ahora toca añadir la harina, y hay dos opciones, usar las manos o la máquina con el accesorio  gancho para amasar. La cantidad es la que admita la masa, hasta que se despegue de las manos con facilidad.

Trabajar bien la masa (esto siempre a mano) hasta conseguir una masa totalmente homogénea.

Estirar la masa con el rodillo hasta obtener una plancha de 1 cm de espesor.
Troquelar con un cortapastas y colocar las figuras resultantes  sobre una bandeja de horno cubierta  con papel parafinado.

Montar ligeramente la clara de huevo (que no llegue a ser a punto de nieve) pincelar las superficies de las pastas y espolvorear azúcar.

Cocer en el horno precalentado a 175ºC hasta que se doren, entre 15 y 20 minutos.



Bueno, definitivamente estas galletas sí que son fáciles de decorar, se usa glasa sin colorantes y listo.
Aquí en España hay que moderar el uso de jengibre porque los paladares no están acostumbrados a las especias.


Mi truquito es chocolatear la masa,  añadir sal y un poquito de jengibre en polvo y canela. De esta manera, sin perder el sabor del chocolate,  añades un ligero toque navideño.