Bueno, definitivamente estas galletas sí que son fáciles de decorar, se usa glasa sin colorantes y listo.
Aquí en España hay que moderar el uso de jengibre porque los paladares no están acostumbrados a las especias.


Mi truquito es chocolatear la masa,  añadir sal y un poquito de jengibre en polvo y canela. De esta manera, sin perder el sabor del chocolate,  añades un ligero toque navideño.