Todos tenemos nuestra versión de la carbonara y esta es la mía….bueno, la de mis hijos, porque a mí me encanta con muuucha pimienta negra, pero para evitar protestas no la pongo y punto.

Desde que eliminé la nata de la elaboración de este plato, se ha convertido en un básico para mis niños.

Después de años como usuaria del comedor del cole, os aseguro que para mí es esencial conseguir el punto "al dente" en cocción de la pasta……..siempre fui una niña que comía de todo, y nunca me importó que las que nos servían en el comedor tuvieran que hacer un movimiento brusco con el brazo para que la pasta se despegase del cucharón, pero ahora, evito a toda costa comer “pasta de pasta”.

Se dice que el nombre de carbonara viene por el uso de pimienta, así que, aunque la foto no lleva….ponedla!
Ingredientes para 4 personas:

25g MANTEQUILLA
100g BACON o PANCETA  en tirillas
2 dientes AJO pelados
350g ESPAGUETIS
2 HUEVOS batidos
40g PARMESANO rallado
40g PECORINO rallado (yo uso queso MANCHEGO CURADO)
SAL y PIMIENTA

Cocer los espaguetis en abundante agua con sal.

Mientras se cuecen los espaguetis, en una sartén, fundir la mantequilla.

Echar  a la sartén el bacon y el ajo (yo le doy un “golpe” con el cuchillo para que el ajo se abra ligeramente), freír a fuego medio hasta que los ajos y el bacon se doren.

Sacar el ajo de la sartén y desecharlo.

Batir los huevos y reservar.
Rallar los quesos y reservar.

Escurrir la pasta* y cuando esta se encuentre aún muy caliente, añadir rápidamente el bacon, el huevo batido, pimienta recién molida y la mitad de los quesos.

Mezclar todo bien.

Añadir el resto del queso, volver a mezclar y servir seguidamente en el plato.

(*) A la hora de escurrir el agua de la pasta  suelo dejar un pelín de agua en los espaguetis, así quedan más jugositos.

 

Vale....a qué os ha gustado mi medidor de pasta?!

A mi también!!!!!...... lo compré en la tienda de juguetes Hamleys en Londres.

Si, en una tienda de juguetes compro utensilios de cocina....qué le vamos a hacer!, y es que en la caja ponía "I COULD EAT A HORSE", y es que como en casa solemos decir "tengo tanta hambre que comería un caballo"...¿cómo me iba a resistir?