No hace falta que sean precisamente estos calabacines redonditos y tan monos.

Y nisiquiera los ingredientes tienen que ser precisamente estos…vamos!..... que puedes hacer unos calabacines rellenos con lo que pilles en la nevera.

INGREDIENTES

6 CALABACINES REDONDOS (ó 3 medianos de los alargados)
1 CEBOLLA
2 PUERROS
3 CHAMPIÑONES GRANDES
100 g  BACON en tiras
2 cucharadas ACEITE DE OLIVA
SAL
PIMIENTA
3 cucharadas HARINA
1 ½ vaso LECHE.
QUESO (cheddar, gouda….de los que se usan para fundir)
Lavar y vaciar los calabacines. Reservar las carcasas. Puedes vaciar los calabacines con ayuda de una cuchara de postre.

Picar la cebolla y los puerros, rehogar en una sartén con el aceite a fuego medio.

Cuando la cebolla empiece a transparentar, añadir a la sartén los champiñones y el interior de los calabacines todo bien picado.

Salpimentar.

Cuando el calabacín y el champiñón empiecen a soltar el agua añadir las tiras de bacon.
 
Cocinar removiendo de vez en cuando hasta que el calabacín de deshaga.

Sin retirar la sartén del fuego echar la harina y remover para unir con el resto de ingredientes y también así poder “cocer” la harina durante un par de  minutos.
 
Añadir la leche poco a poco sin para de remover hasta hacer una crema ligera (bueno, a mí me gusta un poco líquida, si te gusta "tipo croquetas", lo único que hay que hacer es añadir menos leche).

Cocer la crema removiendo continuamente hasta que espese, unos 5 minutos más o menos.

En este tiempo puedes controlar la textura del relleno así como rectificarlo de sal. Cuanto más tiempo cueza, más se evaporan los líquidos y la crema quedará más compacta.
Rellenar las carcasas con la crema de relleno y cubrir con queso rallado.

Hornear a 180ºC hasta que el queso esté tostado.