En 1903, en un garaje de Milwaukee dos amigos apellidados Harley y Davidson  crearon una motocicleta de competición  utilizando sus propios diseños y lo que vino después es historia.
Los amantes de estas motos dicen que no se trata de una marca, sino de un concepto. Son un poco caras porque no son de plástico y cada una de ellas es única y especial.

Para muchos, Harley-Davidson transmite un espíritu violento y sofisticado,  una combinación perfecta de poder, elegancia y adrenalina que hace que sean el centro de atención cuando circulan por la calzada.

Dunia sorprendió a su marido Rafa con esta explosiva tarta.

Y a mí, que las motos ni fu ni fa, cuando recibí las fotos por whatsapp del artefacto en cuestión se me pusieron los ojos como platos, os aseguro que es chulísima.
¿Cómo podría reproducirla?...¡Imposible!, así que opté por que la tarta hiciera referencia al tema de la marca haciéndole así un guiño con el nombre, sustituyendo “David” por Rafa.