Bueno, ya hace un año que empecé con los preparativos de la comunión de mi hijo y ahora nos toca descansar y darle el relevo a otras familias. El año que viene empezaremos otra vez los tres años de catequesis de la peque, así que  pronto estaremos en estas fechas otra vez liados.
Ya que me encanta hacer galletas, el recuerdo del evento lo tenía fácil. Lo que tuve más complicado fue elegir el motivo. Mi hijo, que le gustan poquito las cursiladas, me dio a elegir entre algo sencillito o pelotas y raquetas de tenis.....como veis no tenía elección, tenía que elegir un modelo sencillito.

Elegimos una paloma con una ramita de olivo en el pico y un mini set de galletas sin glasa en las que se leía “comunión” en la cruz y en la galletitas redondas “Félix”.
La sencillez de las galletas me permitió hacer bastantes y así repartir detallitos a diestro y siniestro, no me di cuenta de la cantidad que hice hasta que me puse a embolsarlas….y es que ese trabajo ya no me gusta tanto.
El detallazo de la comunión fue el diseño del recordatorio, lo hizo mi prima Nieves que hace unas ilustraciones alucinantes.

Yo sólo le tuve que mandar una foto de cuando se estaba probando el traje…y voilà!....obra de arte al cantoJ.
La ilustración estaba llena de detalles, su traje de comunión, los pelos rebeldes que mi hijo lleva SIEMPRE a consecuencia de un doble remolino en la coronilla, la raqueta de tenis y la pelota que hace de fondo, genial.

Cuando vi el dibujo por primera vez me saltaron las lágrimas (las del trabajo debieron pensar que estaba zumbada)

GRACIAS NIEVES ERES UNA ARTISTA


Para ver más ilustraciones de Nieves pincha aquí