Definitivamente este recién acabado 2013 fue un año de cromos Pokemon….bueno, otra vez, porque esto es como los cuadros escoceses, cada dos años vuelven a estar de moda.
Así, en pleno furor de cromos Pokemon, empezamos a preparar el cumple, lo que hizo que elección de la temática por parte de los cumpleaños fuera rápida y unánime.

La mesa está compuesta por cupcakes, refresco rojo, gusanitos, nubes y chupachups de pica-pica.
Cada cupcake estaba decorado con un pokemon diferente, por lo que cada niño ya tenía elegido el suyo antes de los postres.
Los cupcakes eran de bizcocho de vainilla rellenos de crema de chococolate y praliné de avellanas y cubiertos con nata montada.
He elegido la nata montada porque a pesar de ser un cubierta muy delicada (por su consistencia y mala reacción al calor) es el sabor preferido de mi hijo, además, las gélidas temperaturas del pasado diciembre favorecían su conservación......en este caso e frío fue nuestro aliado.

Cada niño tenía una mini tarta cubierta con fondant con el Pokemon preferido de cada uno.
Las galletas en forma de pokeballs estaban decoradas con glasa.
Esta mesas dulce era el postre después que una tremenda hamburguesa con patatas fritas que nos sirvió el Restaurante Club de Tenis Muro

Es la segunda vez que elijo este lugar para celebrar los cumpleaños de mis hijos, y es que cuenta con una vistas y tranquilidad espectaculares.
El paisaje, el aire puro, la tranquilidad y el trato familiar de sus dueños, hacen que se convierta en una opción perfecta para ir con los peques….la verdad es que ahí no te enteras de que te los has llevado…jeje.


Ahhh…..y que decir de sus bocatas y su pericana!!!. El bar tiene una singular carta de bocadillos con nombres de tenistas, mi  preferido es el “Nadal”, todos están hechos con un crujientísimo pan del día y además de estar jugosos, están calentitos como a mí me gustan. 

Elena, Mª José, Salva y Jordi, Gracias



Si quieres ver más de Pokemon pincha aquí, o aquí.