Esta es una de las maneras más ricas de comer un bogante, y digo una de ellas, porque la primera es en el inigualable salpicón de mi tía Trini.
 


Me encanta el marisco, y mis tíos Trini y José María lo saben muy bien…a qué si tío?


Así que cada verano se encargan de deleitarme con una super-bandeja de nécoras y hacernos un fantástico salpicón....y es que mi tía cuece el marisco que da gusto (yo creo que tiene un don)…mmmhhh…… esos percebes calentitos…..o unas centollas llenitas de coral…..
Unas navidades mi tío se fue temprano a  la lonja de Vigo a por unos bogantes para un salpicón, bueno….¡¡¡tremendos bichos!!! …con deciros que uno de ellos tenía una pinza tan grande que tuvo que mi tía cocerla aparte, y eso que las ollas eran las de tamaño “XL” para el cocido.

En dos palabras, lo del salpicón de esas navidades fue im-presionante, de hecho por ahí está la foto de mi tío y el “bogavante mutante” inmortalizados antes del sacrificio.
Ingredientes VINAGRETA (para 4 personas)

¼ CEBOLLA MORADA pequeña (o si prefieres una menos fuerte puedes usar cebollas blancas para ensalada)
¼ PIMIENTO ROJO pequeño
6 ACEITUNAS sin hueso
2 HUEVOS DUROS
2 ramitas PEREJIL
¼ vaso VINO BLANCO (yo usé un albariño de O Rosal)
30 ml ACEITE DE OLIVA
10 ml VINAGRE MANZANA
Unas gotitas de LIMÓN
1 pizca SAL

Picar “super-picadito” la cebolla, el pimiento, las aceitunas, los huevos duros y el perejil.

Poner todos los ingredientes en un “tupper” agregar los líquidos y la sal.
Remover y rectificar de lo que prefieras, aquí pones la salsa a tu gusto, el que cocina manda…jeje.

Es mejor dejarla hecha la vinagreta del día anterior, la guardas en la nevera, y a parte de la salsa macerar y quedar más sabrosa, ya la tienes hecha y solo hay que cocer el marisco y si tienes invitados, una cosa menos.