Seguimos celebrando 40 aniversarios, y esta vez le toca el turno a Desi.

Realmente creo que los 40 son una edad fantástica, sí que es cierto que a esta edad estamos en un punto de madurez ideal, ese punto como cuando los albaricoques están dulces pero no blandos. 

A Desi le gustan los mojitos, así que ¿por qué no hacerle una tarta diferente?
 
Cuando pienso en un mojito pienso en “fiestuqui” con amiguetes, ohhh  siiii!!!!….con resacón incluido.....(bueno, pero sin niños que cuidar al día siguiente).

He estado averiguando el origen de la palabra “mojito” ya que no sé por qué pensé que procedería de la acción de “majar”(machacar). Pero no, el origen del nombre es de los de “porque sí”, un poco aburridillo….

 Así que si dejo volar mi imaginación igual se llama mojito porque activa el “mojo”.

Y no me refiero al  “mojo picón” canario,  sino al mojo del tipo Austin Powers, el líquido responsable de sus destrezas sexuales……y que funciona así.

La tarta era de bizcocho de lima con almíbar de ron  y el  relleno de crema de mojito.  Me gustó mucho la idea de unir aspecto con sabor. 
Felicidades Desi!!!!