Esta es la primera casita de galletas que hago, normalmente se empieza con la casita de Navidad, esa tan mona con lacasitos y chuches pegada….(ufff este año a ver si hago una son chulísimas).

Si te dan el patrón de las galletas y si encima estas están pre-cocinadas, no tiene complicación.

Hay un set que es una monería, es una oportunidad ideal para hacer algo divertido con los niños sin que te ocasione un gran dolor de cabeza. (Si quieres verlo pincha aquí).

El set está genial, pero quien me conoce, sabe que a mí lo que realmente me gusta es el proyecto inicial; el boceto, el desarrollo, el despiece,…etc, así que si me lo regalasen bien, pero yo prefiero "sufrir".

La ventaja de esto es que te puedes guardar el patrón (upsss…..ahora que lo pienso, yo no lo hice..jeje) y el año siguiente le das el cambiazo a la decoración y tenemos diseño nuevo. Y así conseguimos tener una manualidad comestible cada año.
Con la masa que sobre de la casa haces unas tumbas y así puedes montarlo todo en una tartacementerio.