Se dice a que a los niños les gustan tanto los monstruos porque tienen super-poderes.  Les gustaría verse invencibles como ellos y no sentirse indefensos y tan dependientes de los adultos. 

Y de los monstruos con más aceptación son los de estilo  mutante como en es el caso de estas muñecas que llevan pinchos por todas partes, dentaduras raritas, pelos estrafalarios y tacones de vértigo….vaya por  Dios! …Mira por donde después de describirlas no se ven tan monstruosas y mutantes….hay alguna que otra  tribu urbana que podría encajar perfectamente.


Esta tarta era para tres amigas, Ana, Marta y Mar. Como ninguna es más que otra decidí este diseño. Un ladito para cada una, para que cada una  tuviera su trocito protagonista.