Nerea, que hizo la comunión el mismo día que mi hijo, de hecho estaban uno al lado del otro, es fan de las famosas Monster High, y su preferida es descendiente de un gárgola.
 
Así que su tarta debía ser igual de “chic” que esta monster  con un marcado estilo parisino.-vintage.

En la vida he visto una niña que se sintiera tan feliz con su traje de comunión…..ese día, cuando entramos en la iglesia, mi madre y yo nos quedamos encantadas viendo como Nerea  giraba sobre si misma sosteniendo delicadamente su larga falda….seguro que su mente no estaba allí……en ese momento no era una niña la que giraba, no, era la princesa más guapa y elegante del mundo-mundial.
 
El día que hizo la comunión  Nerea y mi hijo fue el último día de comuniones, eso significaba que ya llevaban a sus espaldas varios fines de semana de fiestas y exámenes entre semana. 
 
Mi hijo el día anterior, por motivo de otra comunión (a la que no quería faltar por nada en del mundo) se acostó a la 1:00 de la mañana teniendo que estar en la iglesia a las 11:00 para su propia ceremonia…..el resultado? … que en los momentos más “relajados” de la ceremonia, ambos, mi hijo y Nerea, no dejaban de bostezar. Félix por el trasnoche y Nerea por madrugar para conseguir ese bonito peinado….el video no tiene desperdicio…
 
La tarta era de dos pisos, se diseñó de modo que la parte superior imitara el top rayado de la modelo y la parte inferior el estampado vintage de la falda, que aunque fuera de fondo negro preferí usar el azul turquesa de las mechas de su pelo.

Si quieres ver más tartas Monster High pincha aquí y aquí