Una vez más Eva ha confiado en mí para dos tartas, una para la comunión de su hijo, y otra para el cumpleaños de la peque.
 
Como celebró la comunión y el cumple a la vez, decidió hacer  dos mesas dulces en el restaurante de la celebración.
 
La mesa principal era en tonos azul, blanco y con predominio del chocolate ya que excepto la tarta, el resto de los dulces eran sin gluten, y es que Salva es celíaco…¿sabías que uno de cada cien niños es celíaco?...(Eva, aún sigo teniendo este tema pendiente…..)
 
La segunda mesa era para Eva, que cumplía 6 años, y para ella, para la princesa de la casa, su madre decoró la mesa en tonos rosas y blancos…los colores por excelencia de las princesitas.
 
En la entrada del restaurante destacaba un “photocall”  con una gran foto de Salva en la que los invitados y familiares  se podían hacer fotos para el recuerdo.

También, a parte de las dos mesas dulces, se montó una espectacular fondue de chocolate con multitud de pinchos con frutas y nubes de azúcar.

Como veis Eva tiene un gusto tremendo para montar mesas dulces, estoy convencida que sería una fabulosa organizadora de eventos.

Si quieres ver otra mesa dulce de Eva, pincha aquí.