Desayuno, merienda, postre o cena muy español que se suele hacer en Semana Santa, por la costumbre católica de no comer carne en Cuaresma.

Se trata rebanadas de pan horneado desde hace un par de días.
Las rebanadas se mojan en leche, o como le gustaban a mi abuelo, en vino.
Se reboza cada rebanada en huevo batido, se fríe en aceite  y finalmente se le echa por encima miel o azúcar.

Ya en el siglo XV  Juan de Encina cita que para la recuperación del parto es conveniente proveerse de “miel y muchos huevos para hacer torrejas”
Y es que, como diría mi abuelo…… ”tienen mucho alimento”.  Sacian con mucha facilidad y resultan económicas.

A mi madre las torrijas le encantan y las hace con leche (no con vino, como solía hacerse en su casa), aromatizadas con limón, naranja y canela y espolvoreadas con azúcar.

Así que el domingo de Resurrección, antes de ir a la ver las “Aleluyas” nos pusimos a hacer este post. 

Si quieres saber qué son las “Aleluyas” pincha aquí

Nota: Las cantidades son aproximadas,  ya que mi madre lo hace toda “a ojo”. Pero le hemos puesto mucho interés en documentar las cantidades empleadas J.

Ingredientes para 6 personas

500g de PAN. Normalmente se usa del día anterior pero ya en las panaderías venden “pan para torrijas”.
3/4 litro de LECHE
3 Cucharadas de AZÚCAR
¼ corteza de un LIMÓN
¼ corteza de una NARANJA
2 ramitas de CANELA

Para freír:
ACEITE GIRASOL
MANTEQUILLA (cantidad del tamaño de una nuez)
2 rodajas de cáscara de LIMÓN

Endulce final
5 Cucharadas de AZÚCAR
2 cucharaditas de CANELA

Cortar las rodajas a 1 ½ ó 2  cm de grosor. Si te lo cortan en la panadería genial, pero hay barras que venden cortadas y embolsadas.

Nota: los cítricos de la foto son cosecha de mis padres, los huevos también son de casa (sólo hay que ver el color de la yema…) y la canela de Rep. Dominicana.

En un cazo hervir la leche con la el azúcar, las cáscaras y las ramitas de canela. 

No echar mucho azúcar ya que se endulza con el azúcar del final.
Empapar las rodajas de pan en la leche preparada.

Nota: Es mejor que la leche esté tibia, ya que si está muy caliente las rebanadas se nos pueden deshacer.
Sacar con cuidado las rebanadas para que no rompan.

Y dejar escurrir para eliminar así el exceso de leche.


Batir los huevos y poner a calentar la sartén con el aceite, las cáscaras y la mantequilla.
Rebozar en el huevo batido las rebanas de pan con leche.

Freír a fuego fuerte por ambos lados.
Con ayuda de una espátula, retirar a una fuente y espolvorear azúcar y canela, estar previamente mezcladas.

Nota: Con el calor de las torrijas, el azúcar se convierte en un almíbar aromatizado con canela…

Los licores que acompañan a las torrijas en la foto también son de casa, elaborados por la familia, el amarillo es de hierbas y el negro es lo que nos queda del delicioso licor café de mi abuelo PapaPepe.