Un año más mi hijo Félix y su amigo Marc celebraron  juntos su cumpleaños y la mamá de Marc tuvo la genial idea de alquilar un local para así poder invitar a toda la clase….si, a TODA la clase.... cada año lo hacemos más enrevesado, pero  “sarna a gusto no pica”.
El sitio es genial, se llama  Punt d’encontres”  y te alquilan una sala en la que dispones de:
Zona para peques (cocinitas, coches, muñecos, carritos..), futbolines, zona con sofás con tele para audio-visuales otra con pufs para la consola (PS3 en nuestro caso), billar, dardos, baño, nevera, hilo musical, mesas, sillas.

Ellos te alquilan el local y tú puedes llevar el catering, así que fue la simbiosis perfecta y la manera más económica de invitar a los compañeros de clase, incluso a sus hermanos.

Tuvimos que optar por algo  sencillo ya que hicimos la fiesta un día laborable  y el tiempo disponíble era muy escaso.
 
Las tartas representaban los deportes que practican nuestros hijos, si mal no recuerdo, la de fútbol estaba rellena de chocolate y la de tenis de chocolate blanco, sabor que resultó todo un éxito.

Las galletas estaban decoradas con fondant y la piñata también era casera…..todo “made at home”, hasta los banderines…..
 Los niños se lo pasaron en grande y las madres pudimos charlar un ratito tomado  café y alguna que otra pasta navideña.