Lucía es la hija de mi amiga Mª José (aunque yo la llamo “Ajo”), conozco a su madre desde hace ……ufff, una porrada de años....me pongo a contalos y me agoto.
 
Nuestros padres eran compañeros de trabajo y ambas familias vivíamos lejos de nuestras ciudades natales.

Solíamos pasar muchos fines de semana juntas, así que por lo que para mí respecta era lo más parecido a tener una prima, ya que la más cercana estaba a mil kilómetros y las demás "saltando el charco".
Me acuerdo mucho de los pasadías en su chalet,en esa época en la que no había nada asfaltado y todo era más “campestre", solíamos bajar la cuesta de su casa en la bici a toda pastilla y aún tengo grabada en mi mente el llegar a la casa llorando con las piernas cubiertas de un mezclijo de sangre y polvo.
A sí que Lucía es muy especial para mí, no solo por ser la hija de mi amiga, sino porque fue unos de los primeros bebés cercanos en mi edad adulta.

El 10 de noviembre cumplió 12 añitos, pero como ese fin de semana íbamos a estar todos en Teruel (por cierto nos lo pasamos genial), lo celebró con sus amigas la semana anterior coincidiendo así con Halloween, y por ello el motivo de la tarta fue este sombrero de brujita.

La tarta estaba cubierta con fondant, llevaba una galleta decorada en forma de gato y alrededor murciélagos y telarañas de glasa....ah!!! el sombrero esta modelado en pasta de goma.