Al preguntarle a  mi hija el tema de su cuarto cumpleaños lo primero que me dijo sin dudar fue que de Rapunzel….otra vez!?, le contesté.

Probé con un par de princesas Disney, más por no repetir temática…y la respuesta seguía siendo la misma, luego intenté con Minnie…y nada, entonces, creo que porque no se le ocurría nada más me dijo que de Hello Kitty.

Hubiera sido más fácil repetir de Rapunzel ya que tardé una semana en hacerla cambiar de opinión y es que eso de repetir me daba pereza.
 
El diseño de la tarta: En un principio pensé en modelar la gatita con tutú, por lo de las clases extraescolares de ballet de Maya…..pero como siempre, en casa de herrero cuchillo de palo, y finalmente opté por la práctica compra de una vela de Hello Kitty en el supermercado, así que, sin abandonar la idea del tutú, decidí incorporar los volantitos en la tarta y listo.

Los colores de los volantitos de la tarta iban a combinación de la falda que llevaba mi hija.

Pero luego se puso un vestidito de Disney (de Mérida) que le acaban de regalar y que casualmente combinaba con la cinta turquesa de la tarta….y…. vuelta al principio del post….teníamos que haber elegido una princesa Disney, la de Brave.
 
La mesa dulce era simple, una cuantas galletas decoradas con glasa, chocolatinas y gominolas azucaradas. Luego se sirvieron unos sandwiches de Hello Kitty y unos bocadillos de jamón y queso, refrescos y agua.