Más que un básico, para mí es un INDISPENSABLE.

Prácticamente lo uso para todo, bueno excepto para la cocina dulce.....aunque todo es probarlo.......helado de paella, helado de fabada..... helado de picadillo????......¡Guácala!....bueno, a lo que íbamos, que se me va la olla...

Es mejor que no se le ponga mucha sal, de esta manera se puede usar major cantidad (más sabor a ajo) sin salar demasiado la comida.

Hay muchas recetas en las que se requiere ajo picado, es mejor usar una o dos cucharaditas de este mejunje por tres sencillas razones:

- Evitaremos los “tropezones”.
- No hace falta “pringarnos” los dedos para picar solamente un par de dientes de ajo.
- Tienes siempre a mano un sazonador natural y con aroma "a la española".

A mí me encantan los morteros de piedra (son más caros, pero fantásticos), ya que en este tipo de material los ingredientes se mueve menos cuando se manipulan.

Cómo se hace:

Poner en un mortero dientes de ajo pelados cortado en tres partes.

(Cómo este mortero de piedra es pequeño, sólo uso ½ cabeza de ajos)

Cubrir con perfil picado.

Echa una cucharada de sal
Majar/macahcar hasta que se forme una pasta homogénea.
Para evitar que se seque, echar un chorrito de aceite y remover.
Guardar en un recipiente de cristal con tapa. (No hace falta refrigerar).

 ....y listo siempre que lo necesites.........