Revisando mis archivos me encuentro con esta tarta que le hice a Marco ya hace ¡año y medio!, y lo peor de todo no es eso…es que hace unos cinco meses le dije a su madre que haría el post de su rayo.
 
Ya os podéis imaginar el sofocón que me dio esta mañana nada más encontrar la carpeta en mi ordenador….

Aunque hace más de un año, recuerdo que ese día chispeaba y lo recuerdo muy bien porque en Elche, eso de llover es un fenómeno meteorológico bastante raro y es que las palmeras está tan “bonicas” no por casualidad. Así que no se me ocurrió  cubrir la tarta con  film, celofán o similar.

Resultó gracioso el trejemaneje que llevábamos mi cuñado y yo con los paraguas para evitar que las gotitas cayeran sobre el fondant…..pero…. es así es como aprenden las novatas.

Bueno, realmente tengo más cositas que publicar retrasadas…..pero igual en un par de años me pongo al día…jeje.