Jolines!!!...estamos a mitad de fiestas Navideñas y a las que nos gustan hacer cositas para estas fechas ya estamos exhaustas…a que me entendéis.

A principios de mes decides hacer unos 4 tipos diferentes de dulces navideños, y piensas, “eso en un día lo tengo listo” y eliges una fecha para “el día del polvorón” (que suele ser en el puente de la Inmaculada)

Haces provisiones en cantidades ingentes de azúcar, harina, almendras, coco…

Llega el día y estás reventada de trabajar, y además lo que te apetece es estar montando el árbol con los niños, o sencillamente ver la tele en el sofá con una mantita hasta el cuello, así que decides que NO hay “día de polvorón”.

Claro, que esa decisión es momentánea, y sin saber cómo estas buscando “huequitos” en las semanas próximas para hacer lo que decidiste no-hacer…..así que siempre corriendo e improvisando.

Fruto de este corre-corre surgieron estas facilísimas galletas con una simple masa de mantequilla y glasa sin colorear a la que se le espolvorea azúcar antes de que se seque.
MASA GALLETAS MANTEQUILLA

250g de MANTEQUILLA temperatura ambiente
1 taza de AZÚCAR
1 pizca de SAL
1 HUEVO
3 tazas de HARINA

Mezclar bien la mantequilla con el azúcar y la sal. 

Añadir el huevo e integrar bien.

Por último incorporar la harina hasta que la masa esté compacta y homogénea.

Enfilmar la masa y refrigerar durante 2 horas.

Precalentar el horno 180ºC.

Sacar de la nevera, espolvorear la superficie de trabajo con harina y estirar la masa al espesor deseado.

Troquelar la masa y hornear sobre papel de hornear unos 10 minutos.