Este fruto silvestre típico de nuestra geografía resulta que es rico en vitamina C y A y que su alto contenido en potasio la hace diurético.


Solo tiene una pega…cogerlas…y es que esas espinas que son más chungas que las del rosal, hace de su recolección un deporte de riesgo…y si no que se lo digan a mi mejor amiga…Elvira…. ¿tengo o no razón?

El verano pasado recogí medio kilo para hacer licor, como nos salió de muerte, este año decidí probar con la mermelada.
Es por ello que bolsa en mano nos propusimos a “limpiar” el pueblo, en total 4 kilos y medio de moras, 202 arañazos, 17 picaduras de vete tú a saber qué y unos cuanto sustitos de reptiles y similares….
Ingredientes: 
5OO g MORAS, limpias de hormigas, ramitas, arañitas y demás.
400 g de AZÚCAR

En un cazo poner los ingredientes y con ayuda de un tenedor esmagar la mitad de las moras.
Cocer a fuego medio, si tienes tiempo, es mejor no parar de remover suavemente durante unos 20 minutos aproximadamente hasta obtener la consistencia deseada.