La víspera en la que el Futbol Club Barcelona ganó su 4º Copa de Europa, el hijo de mi compañera de trabajo celebraba su séptimo cumpleaños.

¿Y que mejor tarta que una camiseta de su equipo?

Pasamos tantas horas juntas que los hijos y nietos de nuestras compañeras ya forman parte de nuestras vidas.

La verdad es que con un poco de suerte vemos a los retoños de nuestras compañer@s una vez al año, pero seguro que sabemos más sobre ell@s que ellos mismos.

Sabemos de sus aficiones y sus temores, de sus travesuras y sus logros…y es por ello que llegan a ocupar un lugar en nuestro corazón.

A Eric no le hace mucha gracia el chocolate, si lo come es del de tableta …vamos, como mi hijo, así es que tarta la hice de bizcocho dominicano relleno de crema de queso y fresas.

Tengo que reconocer que lo que más me costó es conseguir los colores granate y azul marino, menos mal que tantos años en control de calidad en una empresa textil te da alguna que otra noción de colorimetría….ahora que…. es más fácil calificar que calibrar…..
¡FELIDIDADES ERIC!