Como enamorada de los quesos de cabra me considero fan incondicional de de esta fabulosa elaboración francesa.

Cuentan que originalmente era completamente piramidal, pero, cuando el célebre Napoleón volvió derrotado de Egipto, le plantaron este exquisito manjar y es entonces, cuando al ver  forma del queso le dio un ataque de ira incontrolada cortando con su espada la parte superior de este…..

Originario de la región Central (zona de Berry) con aterciopelada superficie de moho natural y cenizas de fresno y cuyo periodo óptimo de degustación empieza ¡YA!...de ABRIL a DICIEMBRE.
 
Ingredientes para unos 20 crackers grandes

225g de HARINA
1 cucharadita de PIMENTÓN
1 pizca de COLORANTE  tipo azafrán.
½  cucharadita de LEVADURA
½ cucharadita de SAL
1 cucharadita de SEMILLAS DE AMAPOLA
½ de cucharadita de AJO molido.
50 g de MANTEQUILLA en dados fría
75 ml de NATA

Precalentar el horno a 180ºC

Tamizar la harina junto con el pimentón, la levadura y la sal.

Añadir las semillas de amapolla y el ajo, mezclar bien.

Añadir la mantequilla fría a daditos y desmenuzar con la punta de los dedos hasta que se parezca a la arena de la playa.

Incorporar la nata,  mezclar y amasar hasta conseguir una masa totalmente homogénea.

Estirar con el rodillo hasta conseguir un espesor muy fino.

Cortar en triángulos y colocar en una bandeja de horno sobre papel de hornear
Cocer unos 10 minutos hasta que empiecen a dorarse.

Sacar de horno y dejar enfriar los crackers sobre una rejilla.