Croqueta, croquettes, crochetta, krokette, kroket, kuorukka, crochetta….
Dependiendo del país, el nombre es ligeramente distinto pero la “esencia” es la misma.

Eso mismo pasa con las recetas, cada país pone sus ingredientes pero manteniendo el mismo formato, por lo que ¿Cuántas recetas seríamos capaces de crear?......seguramente que habrá algún libro por ahí titulado…“101 recetas de croquetas”.

Y ¿porqué las mejores son las caseras?...Pues por varios factores:

-   - -Porque la cantidad de ingredientes se echa a ojo.
-   -  -Porque los ingredientes nunca son los mismos ya que:
o   Se usan sobras
o   Se pone lo primero que pillas
o   Aprovechamos lo que se va a estropear
o   Metemos esos ingredientes que jamás tu hijo comería en estado natural.
o   …….
-     - Porque la necesidad de hacerlas es inversamente proporcional al tiempo y ganas disponibles.
-    - Porque aunque no sepas ni las hayas visto nunca hacer, su sabor delata el trabajo y cariño que se invierte.
-    -- Porque ninguna tiene el mismo tamaño.
-   -  -Porque se comen con las manos, y a poder ser “a soplidos”

Debido al tema ese de las medidas “a ojo”, me ha costado poner una receta con medidas, pero ahí va una de ellas.

Ingredientes

300 g de POLLO COCIDO
50 g de JAMON SERRANO
1 CEBOLLA grande
2 ramitas de PEREJIL
175 g de HARINA
1 litro de LECHE 
PIMIENTA
2 HUEVOS
PAN RALLADO
ACEITE DE OLIVA

En una sartén poner un chorrito de aceite y freír la cebolla bien picadita a fuego lento hasta que esté transparente.
Echar el pollo y el jamón muy picado y saltear.
Echar el perejil muy picado y pimienta al gusto.
Echar la harina y remover hasta que empiece a tostarse
Echar la leche poco a poco e ir removiendo 
Remover hasta que la pasta se “oiga chisporrotear” y a desprenderse en bloque del fondo de la sartén. Rectificar la sal.
Extender en una bandeja, previamente humedecida con agua (lo que hace que la pasta no se pegue a la bandeja).
Dejar que se enfríe.
Batir los huevos en un plato hondo.
Poner pan rallado en otro plato hondo.
Mediante una cuchara sopera, ir cogiendo porciones de masa y con las manos darles forma.
Rebozarlas en el huevo batido.
Luego rebozar por el pan rallado.
 
En una sartén con abundante aceite freír las croquetas
Las que no se vayan a consumir inmediatamente se colocan en recipientes herméticos y se congelan hasta su consumo.
 ....