La yuca es un tubérculo bastante duro es por ello NO hay que tratar de pelarla como si fuera una patata. Correríamos el riego de que se te escape el cuchillo y tengas un accidente.
Lo primero que hay que hacer es quitarle las puntas.
  
Los extremos cuestan más debido al “tronquito” interno que atraviesa longitudinalmente el tubérculo.

Una vez eliminados los extremos, cortamos trozos transversalmente de manera que así se hacen más manejables.

El color blanco denota el buen estado de esta pieza, si tuviera partes grisáceas o marrones abría que eliminarlas.
 
Coger cada trozo uno de los trozos y ”rajar” la corteza con un cuchillo.
La corteza no es tan dura como la parte blanca, por lo que si insertas el  cuchillo entre la corteza rosácea y dicha parte blanca, no hace falta cortar.
 
Simplemente deslizando el cuchillo entre estas partes y haciendo “palanca” con el cuchillo, se pela con mucha facilidad.

Como veréis la corteza es muy elástica por lo que resulta fácil eliminar la piel de una pieza.
 
Una vez pelados, podéis quitarle el “tronquito” interno ya que es amargo e imposible de masticar.

Yo sólo lo dejo cuando la hago hervida (sancochada), así no se deshace y normalmente el comensal procura retirárselo en el plato. Parece un cordón de esparto…..pura fibra inmasticable….

Bueno, para retirar el centro basta con cortar por la mitad y retirarlo.

 
En el caso de las yucas que compramos en España no hace falta prácticamente lavarlas porque no llevan tierra y en su lugar le ponen una cera orgánica para  su comercialización sin que no se oxiden, ni se deshidraten, no pierdan todo su almidón….en definitiva, tratar de conservar todas sus propiedades.

Aunque cómo pasa en todo: No es igual que comerlas en su país de origen…….pero a falta de pan, buenas son tortas……y las tortas de casabe…...pan de dioses…..

Si quieres saber cómo pelar plátanos verdes....pincha aquí


Es genial que desde hace cinco años se celebre hoy el Día Mundial del Pan, perfecto para tener una excusa para usar la panificadora.

Pero…desde 1979  este mismo día se celebra el Día Mundial de la Alimentación, que creo que aunque menos alegre es más interesante.

Se estima que hay alrededor del mil millones de personas hambrientas en el mundo…¡¡¡¡¡1.000.000.000!!!!!!.......1,2,3,4,………hasta 1000000000.

¡¡¡¡Por Dios Santo!!!!....Hoy tendríamos que hacer mil millones de PANES para cada una de esas personas, pero……y al día siguiente qué?...tenemos que esperar hasta el próximo 16 de octubre?.

El lema de este año es “UNIDOS CONTRA EL HAMBRE”. Deberíamos de pensar que podemos hacer a nivel personal para unirnos a esta causa, no? un poquito vale.

Una cosa sencilla es colaborar con el BANCO DE ALIMENTOS más cercano. En mi caso de Valencia o Alicante. 

Y se me ocurre otra, que siendo más bonita se necesita más tiempo, unirnos los blogueros gastronómicos y hacer algo…no sé…..pero algo………

La verdad es que no me importaría encargarme de una movida así, la gente que me conoce lo sabe, pero soy novata en la web y con mis pocos contactos lo tengo difícil.

No obstante necesito pensar…. pero seguro que puedo hacer cosas bonitas cómo lo de Haití….no os imagináis lo gratificante que es……. aunque acabes exhausta merece la pena.

A  petición de mis compañeras de trabajo….. receta de los cupcakes que hice para el cumple de una de ellas.
La cumpleañera en cuestión, es “cupcake adicta”, pero al menos que vaya a “Las Manolitas” en Alicante, lo tiene chungo.
Así que me pidió que se los hiciera y le di a elegir el sabor…y a así, de repente, me suelta lo de las frutas del bosque…..yo que pensaba en esos del tipo “chocolate que lo flipas” o algo así…. la próxima vez será.

Precalentar el horno con aire a 180º C.

Ingredientes para la MASA:
250 g de HARINA
2 ½ cucharaditas de LEVADURA  en polvo
½ cucharadita de BICARBONATO SÓDICO
1 HUEVO
100 g de AZUCAR
80 ml de ACEITE VEGETAL
200 g de YOGUR NATURAL 

Mezclar la harina con la levadura y el bicarbonato.
Batir el huevo con el azúcar, el aceite y el yogur.
Poco a poco ir incorporando la mezcla de harina a la mezcla de ingredientes húmedos.

Ingredientes para el RELLENO:
200 g de FRUTAS DEL BOSQUE CONGELADAS
100 g de NATA
3 Cucharadas de AZUCAR GLASS

Mezclar bien la nata con el azúcar y añadir las frutas.

Ingredientes para la COBERTURA:
100 g de QUESO CREMOSO
6 Cucharadas de AZUCAR GLASS
2 Cucharaditas de PASTA DE FRUTAS DEL BOSQUE (si no se tiene, sustituir por 1 Cucharada de mermelada de Frutas del Bosque)

Mezclar bien, poner la masa en una manga pastelera con boquilla y reservar en la nevera.

En capazos de papel poner  masa  a 1/3 de su capacidad.
Poner un un poquito de relleno.
Cubrir con más masa.
Hornear hasta que tengan un colorcito dorado, unos 10 minutos aprox.
Una vez estén completamente fríos, sacar la manga pastelera de la nevera con la crema de queso y frutas.