Pasta, marisco y Vodka…..INCREIBLE COMBINACIÓN….verdad?

Un sábado me acordé que en la carta de muchos restaurantes romanos habían pastas con salsa de Vodka, la verdad es que no pedimos ninguno….es que sólo estuvimos 6 días y el cuerpo no daba para más…...

Así que se me ocurrió probar y……el resultado...genial.
No quedó nada de nada, Félix con eso del flambeado pensó que se incendiaba la cocina…todo una experiencia….igual por eso los encontró tan buenos

Ingredientes para 4 personas:
500G  de ESPAGUETIS
12 CALAMARES medianos
SAL y PIMIENTA
½kilo de GAMBAS
1 hoja de LAUREL
4 BOLAS DE PIMIENTA
4 CLAVOS
ACEITE DE OLIVA
3 dientes de AJO majados
Zumo de ½ LIMÓN
½ vaso de VODKA
½ kilo de ALMEJAS
PEREJIL picado
200ml de NATA


Limpiar los calamares y salpimentarlos.
Pelar las gambas y reservar las cabezas para hervirlas durante 15 minutos junto con el laurel y los clavos.
Poner aceite en una sartén de base gruesa y sofreír ligeramente el ajo. 
Cuando el ajo empiece a dorarse, echar los calamares y el zumo de limón.

Dorar los calamares y echar el vodka.

Con ayuda de un mechero encender el vodka y flambear los calamares.

Echar el caldo de gambas colado.


Dejar hervir 5 minutos y echar las gambas peladas.

Echar las almejas y darles un par de vueltas hasta que se todas se hayan abierto.
Echar perejil picado
Remover y echar la nata.

Rectificar de sal y dejar hervir 2 minutos.


Hervir los espaguetis en abundante agua con sal hasta que estén al dente.
Mezclar con la salsa...y listo

A que sólo el título os hace cantar esa cancioncita de …..me quiero casar, con una señorita ….que sepa coser, planchar, bordar…….etc……
Realmente se buscaba una esposa o a una esclava?...debe ser por lo primitivo del mensaje que ha caído en desuso y los niños ahora prefieren cantar el Waka –Waka de Shakira.

Parece ser que este postre se elabora desde el Medievo con leche de cabra y miel, que era lo que había.

Hoy en día hemos dejado de usar la leche de cabra aunque sus propiedades son incomparables, menos mal que desde hace unos años se consigue semidesnatada en cualquier supermercado sin problemas.

Hemos sustituido la miel por el azúcar de caña y luego por el azúcar blanca refinada.
Como pasará con la canción…..caerá en el olvido por quedar sus ingredientes anticuados???


Vamos a disfrutar de este ancestral  postre antes de que lo hagamos con “leche de aire”  y arroz transgénico.

Ingredientes (para 8 personas):

1 ½ litros de LECHE ENTERA
Cáscara de 1 LIMÓN, solo parte amarilla.
1 ramita de CANELA
½  vaso de ARROZ de grano redondo
1/3 vaso de AZÚCAR
40 g de MANTEQUILLA
CANELA EN POLVO

Poner  a hervir la leche con la canela y el limón.
Cuando empiece a hervir echar el arroz y remover. Esperar a que hierva, remover y reducir el fuego al mínimo y cocer durante 1 ½ hora aprox.
Remover cada 15 minutos unos 2 minutos aproximadamente cada vez.
Pasado el tiempo comprobar si el grano está totalmente cocido.
Retirar del fuego.
Retirar la corteza de limón y la rama de canela.
Añadir el azúcar. Mezclar bien.
Echar la mantequilla fría a daditos y unir  hasta que se disuelva totalmente.
Distribuir en recipientes individuales y espolvorear canela por encima



¿Por qué se llaman “magdalenas”?
Menos mal que dando a un par de teclas encuentras respuesta a todo.
Y gracias a eruditos en sociología, como Amando de Miguel, encontramos respuesta a estas preguntas que nos planteamos del tipo “a qué huelen las nubes?”
Parece ser que hay 2 teorías:
-    Porque se trata de un bizcocho para mojar, y cuando gotea lo hace “llorando como una Magdalena”
-    Antiguo bizcocho griego originario de una ciudad de Galilea llamada Magdalá (donde se dice que nació María Magdalena).
A pesar de que Amando de Miguel se inclina más por la segunda teoría (la más lógica), yo personalmente me gusta más la primera…..no sé…mola más.
De todas maneras recomiendo leer el artículo pinchando aquí. 


Ingredientes:
6 HUEVOS
250 g de MANTECA DE CERDO a temperatura ambiente
300 g de AZUCAR
Ralladura de 1 LIMON y su zumo
300 g de HARINA
1 sobre de LEVADURA

Precalentar el horno con aire a 200ºC
Montar las claras con el azúcar y reservar.
Montar la manteca hasta que haga plumilla y añadir las yemas. Mezclar bien.
Agregar a crema de manteca y yemas la ralladura y el zumo de un limón. Mezclar bien.
Incorporar las claras montadas e integrar a la crema de manteca con unas varilla manuales con cuidado en movimientos  circulares de abajo hacia arriba para aire a la masa y con cuidado para no bajar las claras.
Tamizar la harina y la levadura e incorporarla en 2 tandas a la crema.  Integrar con cuidado con las varillas manuales, de la misma manera descrita anteriormente
Poner la pasta en moldes para magdalenas. Llenar 2/3 de los moldes.
Espolvorear azúcar sobre la masa de cada molde antes de hornear.
Hornear durante unos 10 minutos, hasta que estén ligeramente doradas.

Nota: Para que salgan más esponjosas y jugosas:
Pulverizar agua dentro del horno. Segundos antes de introducir los moldes en el horno y cinco minutos más tarde (a mitad de cocción)
      


El origen de la pizza como tal, data del s.XVII en las zonas humildes de Nápoles.
Mis primeros recuerdos  de comer pizza son en el malecón de Sto Dgo, mis padres nos invitaban en una pizzería que nos encantaba, Pizzarelli.
Aún a veces tarareo la canción con la que esta pizzería se anunciaba en la televisión dominicana.
A pesar de tener una sucursal al lado de casa (en plaza Naco), las del malecón nos sabían mejor…..eso de que te lleven a cenar tus papis, es siempre algo especial.
Luego, cuando mi hermana y yo pasamos 2 meses en Nueva York comimos muchas y muy variadas pizzas…con 15 años nos parecido que era manjar de manjares, me enamoré de la pizza americana…con cantidades ingentes de queso grasiento y elástico…..por favor….qué barbaridad!!!!!!.....durante mucho tiempo traté de encontrar en España pizzas como esas….pero claro, imposible.
Dos años después estuve 1 mes recorriendo Italia con mis padres….y Oh!!!....qué pizzas…bueno, “Las Pizzas”
Siempre recordaremos unos calzones que mi madre nos compró para aguantar la larga cola para entrar en el museo de los Uffizi.
A lo largo de los años, y claro, con la edad, mis gustos cambiaron y mi paladar se adecuó al estilo mediterráneo. Menos cantidad de ingredientes y sabores más naturales.
Para mi gusto las pizzas de las grandes franquicias como TelePizza, PizzaHut, no tienen nada de especial, seguro que llevan menos calorías que las americanas a las que pretenden imitar, y es por ello, que no valen la pena “si tiene que tener grasa…que la tengan”, les falta su buena ración extra de colesterol.
Este año tras nuestra visita a Roma, decidí a tratar de conseguir para mis pizzas el estilo italiano bajo las premisas:
Masas muy finas y pocas cantidades de ingredientes…….. 
Este es uno de mis primeros intentos con resultados muy positivos, pero antes de poner la receta y los “truquitos” para conseguir una pizza hecha en casa con sabor a “trattoria”, necesito hacer un a par más. 
Fotos de Pizza y Calzone romano de la Trattoria La Vecchia Roma”
Via Leonina nº 10 – Roma. Cerca de la estación de metro Cavour.
Pizzeria rústica con precios asequibles y trato amable, en la que se suele encontrar comiendo más romanos que turistas.
En el menú cabe destacar también los espaguetis con marisco (mejillones básicamente), la típica “Trippa alla Romana” (callos con queso parmesano rallado) y “Bucatini alla Matriciana (espaguetis con salsa de tomate y panceta).